Por GRACIA

Llegué a Pacto de Bendicion por primera vez hace 12 años y encontré una familia. Recuerdo que me encontré con Jessica Holguín en la parada de la Omsa de la Gomez con 27 y me invitó al culto de un domingo, desde ese primer día he vivido muchos otros. Honestamente no me imaginé que llegaría hasta aquí, yo practicaba Beisbol, mi meta era jugar profesionalmente en Grandes Ligas aunque estaba ignorando que Dios me quería en su equipo… Obviamente no soy el mejor jugador, no me sé todos los trucos ni los códigos, no tengo las mejores habilidades y tampoco no sé si eso importe mucho, solo sé que hoy estoy en el equipo de Dios por gracia.

Llegué a Pacto de Bendicion por primera vez hace 12 años y encontré una familia. Recuerdo que me encontré con Jessica Holguín en la parada de la Omsa de la Gomez con 27 y me invitó al culto de un domingo, desde ese primer día he vivido muchos otros. Honestamente no me imaginé que llegaría hasta aquí, yo practicaba Beisbol, mi meta era jugar profesionalmente en Grandes Ligas aunque estaba ignorando que Dios me quería en su equipo… Obviamente no soy el mejor jugador, no me sé todos los trucos ni los códigos, no tengo las mejores habilidades y tampoco no sé si eso importe mucho, solo sé que hoy estoy en el equipo de Dios por gracia.

Hace unas cuantas semanas me preguntaba qué he logrado en estos doce años siguiendo a Cristo. La pregunta estaba mal, debió ser qué ha logrado Dios en mi durante este tiempo. Quizás en ese momento ignoré que todo lo que hacemos en realidad es el Espíritu Santo en nosotros para agradar a Dios, todo lo que tenemos o logramos es por gracia.

Entonces seguí pensando: bueno, he servido en el grupo de evangelismo, en el equipo de jóvenes, en SOS Radio, etc. El año pasado fui a Colombia, en febrero fui a Nashville… Olvidaba que todo eso no fue fruto de mi esfuerzo, fue y es por gracia.

Aun así me preguntaba si he tenido éxito siguiendo a Cristo. La pregunta es cómo y con que parámetro puedo medir si soy exitoso o no. Claro, uno comienza a compararse con otros hermanos hasta que un día te das cuenta que no estamos compitiendo en una carrera sino compartiendo un camino. Entonces me comparé conmigo mismo y si he cambiado o no. La realidad es que todavía sigo luchando con pecados viejos y lamentablemente seguiré luchando con ellos hasta que me muera. Eso no me descalifica, al contrario me impulsa a seguir descubriéndome a mi mismo mejor y confiando en el amor inagotable de Dios porque si hoy estoy de pie, sin duda es por gracia.

Finalmente me rendí y dije, para que compararme con otros o conmigo mismo, mejor miro a Cristo y me deleito en él, aunque yo no sea fiel siempre, él si es fiel siempre. Tengo mucho que andar todavía, mi viaje apenas comienza. Acabo de llegar a  Nashville porque Dios abrió una puerta para entrenarme como misionero y cumplir con su propósito en mi vida. Cuando miro atrás, todas las victorias y derrotas, todas las lecciones y decepciones, todas las alegrías y tristezas me recuerdan que seguir a Cristo solo puede lograrse de una sola manera: por gracia.

Autor: Mario J. Jiménez

Discípulo de Jesús y esposo de Katie. Me encanta el cafe, los libros, las películas y el Jazz. Pastor Hispano en HighPoint Orlando, escritor amateur y aprendiz del liderazgo. Intento exponer verdades profundas con claridad y sencillez.

4 comentarios en “Por GRACIA”

Responder a Gabriela Burgos Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s