Cómo quieres terminar el 2021

No sé cómo te ha ido a ti pero yo quiero despedir este año con este blog…

El año 2020 será recordado por muchos de nosotros como un punto de quiebre. Pocos estábamos preparados para los desafíos que enfrentamos, pero gracias a Dios estamos aquí, a días de entrar al año 2021. No sé cómo te ha ido a ti pero yo quiero despedir este año con este blog y espero que sea de mucha bendición para ti.

La mejor actitud para enfrentar los tiempos de crisis es «pensar desde la meta». Es decir, ver la situación actual desde una perspectiva futura cuando la crisis haya terminado. Este enfoque te obliga a ser honesto contigo mismo. ¿Qué tipo de persona quieres ser cuando la crisis termine? ¿Cómo quieres estar física, mental o espiritualmente en un año? Preguntas así te invitan a tomar una posición activa en lugar de una posición pasiva.

Lo mismo sucede en la vida cristiana. Hay un futuro glorioso esperando a todos los que creemos en Cristo. Poco a poco vamos siendo transformados, pero a veces confundimos nuestro rol en el proceso. ¿Cuáles cosas dependen de nosotros y cuáles no? ¿cuándo debo esforzarme y cuando debo confiar en Dios? Yo pienso que es una combinación de ambas.

El cristianismo no se basa en creer el evangelio para la salvación y luego dependemos de nuestro «esfuerzo humano» para la santificación. El evangelio es necesario para la salvación y para el resto de nuestras vidas cristiana mientras vencemos el pecado. Sin embargo, aunque no somos salvos ni santos por nuestros esfuerzos humanos, la salvación y la santidad del cristiano son expresadas mediante el crecimiento espiritual.

Esforzarme más para ser santo es un insulto a la obra de Cristo en la cruz.

En el capitulo 3 de la carta a los Gálatas, Pablo continua su argumento acerca de la justificación por medio de la fe. El capitulo anterior termina diciendo que rechazar, desechar o anular la gracia de Dios es olvidar el significado de la muerte de Cristo. Es decir, pensar que podemos estar en una relación correcta con Dios a través de nuestro propio esfuerzo es lo mismo que invalidar el sacrificio del Señor.

‘¡Oh, gálatas insensatos! ¿Quién los ha fascinado a ustedes, ante cuyos ojos Jesucristo fue presentado públicamente como crucificado? Esto es lo único que quiero averiguar de ustedes ¿Recibieron el Espíritu por las obras de la ley, o por el oír con fe? ¿Tan insensatos son? Habiendo comenzado por el Espíritu, ¿van a terminar ahora por la carne? ¿Han padecido tantas cosas en vano? ¡Si es que en realidad fue en vano! Aquel, pues, que les suministra el Espíritu y hace milagros entre ustedes, ¿lo hace por las obras de la ley o por el oír con fe? Así Abraham creyó a Dios y le fue contado como justicia . ‘

Gálatas 3:1-6 NBLA

Si has leído la historia de Harry Potter y el mundo mágico sabes que hay muchísimo hechizos. Algunos son interesantes y otros parecen comunes. El hechizo «Confundo» es usado nada más y nada menos que… (adivina) para confundir a una persona. Así mismo estaban los Gálatas… confundidos. Ellos cayeron bajo la confusión de un hechizo, estaban fascinados, como embrujados.

Pablo les había explicado el significado de la muerte de Cristo con mucha claridad. Fue como si ellos pudieron ver con sus propios ojos las escenas de ese evento. El arresto y los azotes, la sangre derramándose, el bullicio de la gente, el dolor agonizante que Jesús sufría, los gritos de burla, de pavor… y lo más importante, el propósito de todo eso. Pero ahora parece que habían olvidado el significado de tanto sufrimiento. Las dificultades y las opiniones personales pueden hacerte olvidar el evangelio.

Por obras o por fe

Pablo hace muchas preguntas en este pasaje, subrayando el problema principal de los Gálatas. Este problema es: cómo resolvemos la tensión entre la salvación por medio de la fe y las obras que demuestran la salvación. Es decir, qué debemos hacer para crecer en nuestra salvación.

Para resolver esta tensión necesitamos recordar que «las obras de la ley» se refieren a la acción de obedecer la Torah con el objetivo de estar en una relación correcta con Dios. Esta interpretación es coherente con la tradición judía. El punto es que nadie había sido capaz de cumplir toda la ley hasta que Jesucristo lo hizo. Además, Pablo utiliza el ejemplo de Abraham para demostrar que la única manera de estar en paz con Dios es por medio de la fe.

Terminando bien

¿Qué significado tiene ser perfectos en este pasaje? La perfección a la que Pablo se refiere aquí es la madurez espiritual. El cristiano maduro ha crecido en su vida espiritual, aprendiendo a caminar en sintonía con el Espíritu Santo. 

El Espíritu Santo es quien nos ayuda a crecer espiritualmente. Nacemos a una nueva vida porque Él nos convence de nuestra necesidad espiritual y abre nuestros oídos para que escuchemos la voz de Dios. Esto tiene varias implicaciones.

1. Los seres humanos pretendemos crecer espiritualmente mediante a esfuerzos humanos.

La idea del crecimiento espiritual tiene muchas expresiones bajo la sombrilla de auto-realización. La búsqueda de «mi mejor versión» no es mala, pero es un deseo distorsionado muy peligroso. 

Cuando intentamos ser una mejor versión de nuestro ser actual corremos el riesgo de convertir nuestro ego en un ídolo. Comenzamos a ver nuestros defectos como proyectos que necesitan mejoría y no como pecados que necesitan un salvador. 

En otras palabras, buscar el crecimiento espiritual con métodos de auto-ayuda es una receta para la auto-idolatría.

La perfección no se consigue con esfuerzos humanos sino con la fe en Jesucristo. Cuando aprendemos a confiar en Su sacrificio y seguimos la guía del Espíritu Santo, crecemos por medio de la fe.  

La madurez espiritual es la capacidad de escuchar y obedecer la voz de Dios. Eso es fe.

2. El sufrimiento del cristiano nunca será en vano.

Es posible que los Gálatas hayan experimentado muchas pruebas y persecuciones por convertirse públicamente al Camino de Cristo. Estas dificultades tenían un propósito y Pablo quiere recordarles que no han sufrido en vano.

En los últimos meses he estado entrenando para correr un medio maratón (13.1 millas o 21 KM). Hay días donde siento fuerza, animo y determinación. Hay otros días donde no quiero levantarme temprano. Nada de eso se compara a la peor parte: una lesión. 

En la primera semana de mi entrenamiento sufrí una lesión en mi talones y casi no podía caminar. El dolor era tremendo pero con descanso y medicina, logré sanarme. Estos momentos de sufrimiento y prueba me hicieron más fuerte. Ahora soy un mejor atleta y estoy entrenando con más inteligencia.

El crecimiento espiritual incluye periodos de sufrimiento. Los momentos de dolor, angustia y desesperación contribuyen al desarrollo del carácter. Muchos de estos desafíos son orquestados por el Espíritu Santo para probar nuestra fe. 

Cada estudiante debe esperar algún tipo de prueba para demostrar que las enseñanzas recibidas han sido aprendidas. Los atletas entrenan durante tiempos prologados para medir sus habilidades en la competencia. Así también sucede con los cristianos.

3. Dios da Su Espíritu Santo a los que creen y hace milagros entre ellos.

A veces creemos que los milagros y la unción espiritual son el resultado de una vida consagrada e intachable. A veces creemos que oraciones largas, ayunos extremos, obras religiosas, etc., son los requisitos para recibir el poder del Espíritu Santo. Esta es una verdad a medias, porque estas acciones no sirven de nada sino tenemos fe.

Dios da Su Espíritu Santo como un regalo a los que creen, no como un pago a los que trabajan horas extra. 

Si deseas ver un milagro de Dios, una manifestación espiritual o alguna revelación, dedicate a la oración y la lectura de la Palabra de Dios creyendo lo que lees.

Santificación es salvación en acción

Así como Abraham le creyó a Dios, tú y yo tenemos la misma oportunidad de creer a Dios cada vez que escuchamos o leemos su Palabra. 

Quizás estás esperando un milagro. A lo mejor estás cansado de luchar con malos hábitos y estás atado a un pecado particular. Puede que sientas estancamiento espiritual y quieras crecer. Hoy te invito a dar un paso de fe.

Quiero que busques un plan de lectura en la Biblia App de YouVersion que esté relacionado al área donde quieres crecer en este año. A lo mejor quieres desarrollar más paciencia, o fortalecer tu fe y esperanza, o mejorar tu auto-disciplina. Tal vez necesitas aprender a perdonar a alguien o sanar una herida en tu matrimonio. Cualquiera que sea el área, estoy seguro que encontrarás material. Quiero que leas ese plan y pidas fe a Dios para creer su palabra, poniéndola en practica.

No será fácil, pero Dios estará contigo.


Photo by Immo Wegmann via Unsplash.com