Por qué plantar otra iglesia

Alguien podría argumentar que 18,000 iglesias es suficiente. Yo no estoy de acuerdo con eso…

El lunes recibí un mensaje de mi prima. Ella preguntó sobre el grupo de estudio bíblico en linea que yo comencé el año pasado durante la pandemia. Aunque no estábamos en el mismo territorio, podíamos estudiar la palabra de Dios juntos gracias a la tecnología que tenemos hoy. Ahora podemos hacer discípulos sin importar las limitaciones geográficas.

Sin embargo, los discípulos de Cristo necesitamos una comunidad física que nos ayude a practicar nuestra fe, que nos visite y ore con nosotros, que nos ayude y camine a nuestro lado. Así que le pregunté a mi prima si había una iglesia cristiana cerca de su casa para que asistiera. Ella me dijo que no. Para muchos esto no sería un problema, pero cuando eres madre soltera de un niño de dos años y no tienes un vehículo propio para trasladarte en Santo Domingo, la situación es más complicada. Así también hay otras personas que quisieran congregarse y no tienen los medios para hacerlo.

En el año 2008, el periódico Listín Diario publicó un articulo diciendo que en República Dominicana hay más de 18,000 iglesias evangélicas. Alguien podría argumentar que 18,000 iglesias es suficiente. Yo no estoy de acuerdo con eso, pues ninguna de esas iglesias queda cerca a la casa de mi prima. Además, el artículo menciona que solo el 30% de la población dominicana es cristiana evangélica. ¿Crees que necesitamos plantar más iglesias o no? Déjame darte dos razones más.

Campo estratégico 

Mientras Katie y yo servíamos como misioneros universitarios en la Universidad Autónoma de Santo Domingo, encontramos estudiantes que tampoco tenían acceso a una iglesia local sana. Algunos estaban apartados de la fe hasta que se reunieron con nosotros. También habían otros recién convertidos y no estaban establecidos en una comunidad cristiana. 

El edificio de nuestra congregación estaba alejado del campus universitario. Así fue como fuimos llamados a plantar una iglesia nueva cerca de la universidad. El problema era que no teníamos idea de hacerlo ni experiencia. Solo teníamos la visión de alcanzar, entrenar y enviar a los lideres presentes y futuros de nuestro país. Para lograr eso necesitábamos conectar a estos jóvenes con una familia espiritual vibrante y multigeneracional. 

¿Todavía te preguntas por qué plantar una iglesia con la visión de alcanzar estudiantes universitarios? Porque el Señor envía obreros a trabajar su campo y le da a cada obrero una gracia especial. Algunos han sido llamados a trabajar en un sector de una ciudad y otros han sido llamados a trabajar una provincia del interior. El apóstol Pablo es un buen ejemplo de eso. El Señor Jesucristo llamó a Pablo para que predicara a los gentiles. Pablo escribió en su carta a los Gálatas:

‘Al reconocer la gracia que se me había dado, Jacobo, Pedro y Juan, que eran considerados como columnas, nos dieron a mí y a Bernabé la diestra de compañerismo, para que nosotros fuéramos a los gentiles y ellos a los de la circuncisión. ‘

Gálatas 2:9

Como escribió el pastor Miguel Núñez en su libro De Pastores y Predicadores, Pablo se esforzó «en anunciar el evangelio, no donde Cristo ya era conocido, para no edificar sobre el fundamento de otro (Rom. 15:20)». Además, Pablo hizo su ministerio de manera estratégica, predicando en las ciudades principales de su tiempo: Roma, Atenas, Tesalónica, Galicia, Éfeso, Corinto, Colosas, etc..  En la actualidad, muchos consideran que seis de las siete iglesias que se mencionan en el Libro de Apocalipsis fueron plantadas por la iglesia de Éfeso, que fue la primera iglesia en nacer de las siete y fue iniciada por el apóstol Pablo. De manera que, Pablo, bajo la dirección de Dios, estratégicamente plantó una iglesia en la ciudad considerada como la principal vía de comunicación de la época, pues tres de las grandes rutas de la antigüedad pasaban por Éfeso.

La mayoría de los cristianos deciden entregar sus vidas al Señor antes de los 25 años, mientras estudian en la universidad o antes. También conozco jóvenes que eran cristianos antes de entrar a la universidad y luego se apartaron del camino. Además, cuando alcanzamos a un estudiante, alcanzamos a una familia. Muchos predicadores y pastores han comenzado sus ministerios como estudiantes. ¿Qué pasaría si los futuros misioneros para evangelizar el caribe y Centroamérica están esperando por nosotros en las universidades? Sin duda, este es un campo estratégico y potencial. 

Por esa razón conversamos con nuestros lideres y entonces fuimos enviados al centro de asesoramiento para plantadores de iglesias Every Nation. Nuestro objetivo era discernir si este era el momento adecuado para plantar una iglesia en República Dominicana. Después de una semana, recibimos la recomendación de que necesitábamos más entrenamiento antes de ser enviados.

Así fue cómo llegamos a HighPoint Church en Orlando. ¡Gracias a Dios por traernos al lugar correcto!

Hacer discípulos produce iglesias

Aunque plantar una iglesia cerca de las universidades es una buena estrategia, el Señor Jesús no le pidió a sus apóstoles que fueran por todo el mundo y plantaran iglesias. Jesús envío a los apóstoles a predicar el evangelio y hacer discípulos. Esta es la razón principal que explica por qué deseamos plantar otra iglesia: porque Dios me llamó a predicar su evangelio y hacer discípulos.

Ahora bien, el resultado natural de hacer discípulos de Cristo es la formación de su iglesia. Es decir, cada vez que predicamos el evangelio y hacemos discípulos de Cristo, el Señor utiliza esos discípulos para edificar su iglesia local, y en ocasiones la formación de iglesias nuevas. ¿No es eso maravilloso?

Aquí en Orlando hay muchas iglesias también, gracias a Dios. Pero la población latina en esta área está creciendo. Algunos de mis vecinos enfrentan desafíos difíciles, algunos sienten que están aislados, y otros tienen el deseo de encontrar el apoyo de una comunidad cristiana pero no hablan ingles. Por eso necesitamos más congregaciones hispanas, porque a veces existen algunas barreras que intimidan a personas latinas, como el lenguaje y la cultura. 

Uno de mis amigos de HighPoint me contó cómo llegó a nuestra iglesia. Su hija era parte de ELEVATE, nuestro grupo de jóvenes. Él quería saber el tipo de personas con las que se relacionaba su hija. Además, nuestra iglesia realizó un evento para ayudar a nuestros amigos en Puerto Rico, después del huracán María. Mi amigo es puertorriqueño y en este evento hubo comida puertorriqueña y la iglesia estaba a 5 minutos de su casa. Todo tenía sentido, así que vino y se quedó. La comida ayudó, pero la predicación de la palabra de Dios y la atmosfera en nuestra iglesia le atrajeron. Hoy mi amigo es parte del equipo que está comenzando nuestra congregación hispana, Iglesia HighPoint.

Por eso es que necesitamos más iglesias, porque las iglesias locales son un instrumento que Dios utiliza para cambiar la vida de la gente. Muchos desean encontrar un iglesia local cercana. Otros necesitan una comunidad de creyentes sana. Pero al final la razón principal es la misma: porque Cristo nos ha enviado a hacer discípulos. 


Photo by Josue Michel via Unsplash.com