Cuatro ideas para mejorar tu salud mental en una pandemia

En esta pandemia hemos visto como los efectos de una decepción prolongada, de la incertidumbre y del aislamiento desafían nuestro bienestar emocional.

Mi pastor, Keith Tower, escribió sobre los efectos que la pandemia ha tenido en nuestra salud mental. Para aprovechar al máximo este post, te recomiendo que leas el blog aquí. Pero si no, déjame darte un breve resumen.

Uno de los grandes desafíos de salud mental de la vida en una pandemia es que nuestros mecanismos para enfrentar la vida se ven abrumados por nuestras respuestas normales a esta situación extremadamente anormal. Lo que significa que las personas sanas emocionalmente están teniendo dificultades, porque la situación ha sido tan extrema que nuestra respuesta normal y saludable ha contribuido a nuestra falta de bienestar. Esto es parecido a un esguince de tobillo. Una persona sana, generalmente no presenta inflamación en el tobillo. Pero cuando una persona saludable sufre una torcedura de tobillo, su cuerpo inflama el tobillo para sanarlo. Esa es una respuesta normal a la anomalía de un esguince. Mientras transcurre el tiempo, la inflamación normal causa más problemas que el esguince. Esto es lo que ha sucedido con las emociones de muchas personas saludables que han respondido al daño emocional infligido por la pandemia.

En esta pandemia hemos visto como los efectos de una decepción prolongada, de la incertidumbre y del aislamiento desafían nuestro bienestar emocional.

Gran parte de la salud mental y emocional puede mejorar si comprendemos que nuestras emociones son una respuesta a nuestros pensamientos y acciones. De modo que puedo participar en comportamientos y pensamientos que ayuden a sanar mis emociones. Si quieres manejar la decepción, la incertidumbre y el aislamiento, intenta lo siguiente:

Estira tu pensamiento

La decepción conduce a la angustia y al dolor. El dolor agudo, o el dolor en el momento, parece que nunca terminará. Cuando la vida es decepcionante, es difícil ver cómo mejorará alguna vez. Cuando la vida duele, es difícil ver cómo terminará alguna vez. Cuando no vemos el final del dolor o la decepción, la desesperanza y la desesperación son peligros reales. Contrarresta esto «estirando tu pensamiento» a un tiempo más allá cuando este evento inusual (pandemia) haya terminado hace mucho. ¿Cómo será la vida dentro de 5 años? Concéntrate en avanzar hacia ese futuro preferido en lugar de esforzarte por salir de tu dolor actual. Literalmente, todas las dificultades humanas y sociales del pasado… ¡han pasado! Y, por difícil y dolorosa que sea la situación actual, esto también pasará. Extiende tu pensamiento más allá del dolor del momento y verás que de hecho hay esperanza en los días venideros.

Encoge tu pensamiento

Para manejar los efectos del estrés y la ansiedad, provocados por la incertidumbre del futuro que la pandemia ha provocado, intenta «encoger su pensamiento». No traigas el mañana hacia el día de hoy. Mira solo el próximo tema importante que tienes frente a ti, en lugar de todos los posibles «qué pasaría si…» en un futuro opaco. Comprende que algo de estrés es bueno, pero demasiado estrés es abrumador. Tratar únicamente el problema más urgente produce un tipo de estrés bueno llamado «eustress». Eso nos permite concentrarnos y aumentar nuestro desempeño a medida que se acerca la fecha límite. Pero hay otras dos formas de estrés, llamadas «angustia» y «disfunción», que ocurren cuando tratamos de manejar simultáneamente demasiados eventos de la vida como urgentes. Entonces, si bien la pandemia ha traído un número abrumador de incertidumbres a nuestro futuro, «encoge tu pensamiento» para considerar solo el desafío más inmediato que tienes frente a ti. Y tendrás la claridad que trae el eustress y no la sensación abrumadora que proviene de la angustia.

Habla con personas de confianza

El distanciamiento social ha provocado un distanciamiento emocional. Y uno de los desafíos del uso de máscaras es que gran parte de la comunicación no verbal está oculta a los ojos. En la medida en que te sientas cómodo, intenta tener algunas conversaciones cara a cara con las personas que amas. Tu cerebro codificará las emociones de alegría cuando veas una sonrisa en respuesta a tu presencia.

Se intencional con la actividad física

Participa en 3 tipos de actividades que la pandemia interrumpió y que tu salud emocional anhela. En la medida en que puedas, participa en actividades físicas. Se ha demostrado en innumerables estudios que la actividad física mejora la salud mental y emocional a través de la liberación de endorfinas. La pandemia cerró gimnasios, parques infantiles, ligas deportivas y más. Se intencional al hacer algo físico.

Realiza actividades con un propósito. Tú y yo fuimos hechos a imagen de Dios. Desde la primera introducción de Dios en la historia de la creación, lo vemos poniendo orden en el caos. La esencia de nuestro trabajo en la Tierra, ya sea de producción, mantenimiento, ayuda u organización, tiene como objetivo poner algo de orden en medio del caos. Cumplimos parte de nuestra imagen de Dios al poner orden en el caos. El trabajo se ha visto interrumpido durante la pandemia, por lo que debemos ser más intencionales para poner orden fuera de nuestro trabajo. Organiza ese tanque de basura que lleva años esperando tu atención. Pon algunas cosas en tu calendario o lista de tareas, sin importar cuán insignificantes parezcan ser. Luego completa la lista y márcala. Tu alma se reconocerá expresando la imagen de Dios en ti, y tu vida emocional se beneficiará.

Finalmente, se bíblico en tu actividad. No participes en actividades que tendrán efectos negativos a largo plazo. Por ejemplo, hemos visto un aumento de la adicción durante la pandemia. Evita beber en exceso. Evita demasiada actividad en línea. Aumenta tu vida de oración y tus actividades de adoración. Si has querido desarrollar una vida devocional más sólida, entonces el ritmo más lento de una pandemia global debería proporcionar el entorno adecuado para hacerlo.
Con suerte, algunas de estas soluciones han ayudado a abordar algunos de los problemas que describí en mi última publicación.

Si estos pensamientos te resultaron útiles, también podrían serle útiles alguien que le interese. No dudes en compartir estos enlaces.


Si deseas leer la versión en ingles de este artículo, entra aquí.

Photo by Jackson David via Unsplash.com