El primer mandamiento

El pueblo de Israel celebraba su independencia. Después de diez espectaculares plagas, el rey de Egipto no tuvo más remedio que liberarlos y cuando quiso volver a tomarlos cautivos, se ahogó junto con su ejercito en el mar rojo.

Milagros más tarde, aproximadamente dos meses después de salir de Egipto, Israel se encontraba en el desierto celebrando una fiesta para Dios. Un hombre llamado Moisés los dirigía y de vez en cuando, subía al Monte Sinaí (actual Monte Hermón o Monte Sión) para hablar con el Señor. En su primera visita después de llegar al desierto de Sinaí, recibió instrucciones para el pueblo de Israel. Entre estas palabras están lo que conocemos como los Diez Mandamientos.

El primero de estos Diez Mandamientos es una declaración que prohíbe la idolatría. Dice:

“Yo soy el Señor tu Dios, quien te rescató de la tierra de Egipto, donde eras esclavo. No tengas ningún otro dios aparte de mí.

Éxodo 20.2-3 [NTV]

“El primer mandamiento es el primer mandamiento porque es el primer mandamiento.”

Martin Lutero

Parece una frase cómica, digna de un monologo de Riqui Gell, pero aunque parezca ser así recuerda que fue Martin Lutero quien lo dijo, el mismo que desafió a la Iglesia Católica de Roma hace varios siglos atrás con sus ideas revolucionarias sobre el perdón y la justificación por gracia.

El primer mandamiento es el primer mandamiento porque no puedes romper ninguno de los otros mandamientos sin romper el primer mandamiento. La idolatría, o sea, permitir que otra cosa o persona (u otro dios) ocupe el lugar de Dios en tu vida, es la puerta a todos los demás pecados.

El apóstol Pablo conectó la tentación con la idolatría y le escribió a la iglesia en Corinto estas palabras:

“Las tentaciones que enfrentan en su vida no son distintas de las que otros atraviesan. Y Dios es fiel; no permitirá que la tentación sea mayor de lo que puedan soportar. Cuando sean tentados, él les mostrará una salida, para que puedan resistir. Por lo tanto, mis queridos amigos, huyan de la adoración a los ídolos.”

1 Corintios 10.13-14 [NTV]

Autor: Mario J. Jiménez

Discípulo de Jesús y esposo de Katie. Me encanta el cafe, los libros, las películas y el Jazz. Pastor Hispano en HighPoint Orlando, escritor amateur y aprendiz del liderazgo. Intento exponer verdades profundas con claridad y sencillez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s