5 pasos para ser libres de deudas

El mismo Dios que proveyó sobrenaturalmente a la viuda está interesado en librarte de las deudas.

El diccionario define la deuda como «dinero que una persona está obligada a pagar a otra». Aunque la Biblia no dice que la deuda sea un pecado, tampoco la recomienda, porque «el deudor es esclavo del acreedor» (Proverbios 22:7b). Por eso, el Apóstol Pablo escribió en Romanos 13:8: «No deban a nadie nada, sino el amarse unos a otros» (NBLA).

Endeudarnos puede ser inevitable. A veces, tenemos una emergencia y necesitamos tomar dinero prestado para resolver el problema. Otras veces podemos endeudarnos como el resultado de una mala decisión, ignorancia o una circunstancia desafortunada.

Cualquiera que sea la causa, los efectos pueden ser similares. La deuda puede hacerte sentir desanimo, vergüenza, frustración, derrota y agobio. Sin duda, deber dinero es un asunto material pero tiene implicaciones espirituales.

La buena noticia es que Dios es mas grande que la deuda. En 2 Reyes 4: 1-7 —NBLA encontramos esta historia:

Y una mujer de las mujeres de los hijos de los profetas clamó a Eliseo, diciendo: «Su siervo, mi marido, ha muerto, y usted sabe que su siervo temía al Señor; y ha venido el acreedor a tomar a mis dos hijos para esclavos suyos». Y Eliseo le dijo: «¿Qué puedo hacer por ti? Dime qué tienes en casa». Y ella respondió: «Su sierva no tiene en casa más que una vasija de aceite».

Entonces Eliseo le dijo: «Ve, pide vasijas prestadas por todas partes de todos tus vecinos, vasijas vacías; no pidas pocas. Luego entra y cierra la puerta detrás de ti y de tus hijos y echas el aceite en todas estas vasijas, poniendo aparte las que estén llenas». Y ella se fue de su lado, y cerró la puerta tras sí y de sus hijos; y ellos traían las vasijas y ella echaba el aceite. Cuando las vasijas estuvieron llenas, ella dijo a un hijo suyo: «Tráeme otra vasija». Y él le dijo: «No hay más vasijas». Y cesó el aceite. Entonces ella fue y se lo contó al hombre de Dios. Y él le dijo: «Ve, vende el aceite y paga tu deuda, y tú y tus hijos pueden vivir de lo que quede».

La viuda de esta historia estaba amenazada con perder a sus hijos a manos de su acreedor. Cuando le pidió ayuda a Eliseo, él le dijo que tomara prestados muchos frascos vacíos de sus vecinos. Entonces Dios multiplicó su única posesión, una pequeña cantidad de aceite, hasta que todas las tinajas se llenaron. Vendió el aceite y pagó sus deudas para liberar a sus hijos.

Es decir, parece que está bien tomar prestado si tenemos conocimiento de cómo lo pagaremos. Hay algunas áreas en las que la deuda puede ser permisible, como la hipoteca de una vivienda, tu negocio o tu educación. Esta «deuda permisible» o deuda positiva debe cumplir con tres criterios.

  1. El artículo comprado es un activo con el potencial de ganar valor o producir ingresos.
  2. El valor de un artículo excede el monto adeudado.
  3. La deuda no debe ser tan alta que el pago mensual ejerza una presión indebida sobre el presupuesto.

Así es como podría calificar una hipoteca de vivienda. Las casas cumplen con el primer requisito ya que en condiciones económicas normales suelen subir de valor. Puede cumplir con el segundo requisito invirtiendo un pago inicial razonable de modo que puedes vender la casa por al menos lo suficiente para pagar la hipoteca. El tercer requisito significa comprar una casa asequible, con un pago mensual que no sobrecargue tu presupuesto bajo ninguna circunstancia.

Si tienes alguna deuda, hay una buena noticia. La mayoría de las personas pueden quedar libres de deudas negativas en siete años o menos utilizando los siguientes pasos.

1. Haz el compromiso de no tomar prestado

Para cambiar el habito de endeudarnos necesitamos ayuda externa. Por eso, pide a un amigo, familiar o mentor que te supervise en tus metas para liberarte de las deudas. Alguien que puedas confiar y que respetes. Alguien que esté disponible cuando tu dominio propio falle.

2. Ahorra un fondo para emergencias

Si aún no tienes un fondo de ahorro de emergencias, puede ser difícil saber por dónde empezar. Primero, abre una cuenta de ahorros (si todavía no tienes una). Segundo, comienza a ahorrar un pequeño porcentaje de tus ingresos (1-10%). Tercero, se creativo para aumentar tu sueldo o disminuir tus gastos. Vende lo que no necesites y ora por ingresos extra.

Algunos expertos recomiendan tener un fondo de emergencia que te permita cubrir tus gastos mensuales por tres meses. Yo simplemente recomiendo que tengas lo suficiente para cubrir un susto financiero y que sigas ahorrando lo que puedas.

La creatividad florece cuando la economía lo exige. Usa estos consejos para vivir con menos.

  1. Registra cada compra y planifica tu lista de alimentos.
  2. Espera 30 días antes de cualquier compra grande. Busca descuentos.
  3. Gasta menos en servicios como el cable, el gimnasio, Netflix… etc.
  4. Conduce mejor y menos.
  5. Compra en cantidades grandes. Lleva tu almuerzo y cafe al trabajo.
  6. Ahorra los bonos, ingresos extras, regalos.
  7. Gasta menos en tu teléfono móvil.

3. Desarrolla y usa un presupuesto

Hacer un presupuesto te ayudará a tener mejor control sobre tus finanzas. Puedes utilizar una aplicación en tu teléfono móvil como la app Monefy o puedes descargar el siguiente documento anexo:

Si necesitas ayuda para desarrollar y utilizar esta plantilla, puedes escribirme a mi correo mario@highpointorlando.com

También te recomiendo descargar y utilizar este otro documento que te servirá para hacer una lista de tus deudas:

4. Haz un plan para pagar la deuda (Por ejemplo, el Método de la Bola de Nieve)

El método “bola de nieve” es muy efectivo porque vas progresando, al eliminar las deudas más pequeñas primero. Algunos sentimos  desaliento al ver la cantidad total que debemos y quisiéramos tener el dinero para pagar todas las deudas en un solo pago. Pero esto no es realista en la mayoría de los casos.

Aquí te doy un ejemplo. Digamos que tienes 5 deudas. 

  • Préstamo estudiantil: $20,000
  • Tarjeta de crédito #1: $200
  • Tarjeta de crédito #2: $600
  • Préstamo personal: $5,000
  • Factura médica: $400  

Primero, organiza tus deudas de menor a mayor.

DeudaPago totalPago mensual  o minimoPago extra
Tarjeta de crédito #1$200$20$30
Factura Médica$400$75$0
Tarjeta de crédito #2$600$75$0
Préstamo personal$5,000$100$0
Préstamo estudiantil $20,000$150$0

Comienza pagando la deuda más pequeña de tu tarjeta de crédito. Además de realizar los pagos mínimos en todas tus tarjetas, concéntrate primero en acelerar el pago de tu tarjeta de crédito más pequeña con intereses altos. Realiza pagos mínimos a la factura médica, tarjeta de crédito #2, préstamo personal y al préstamo estudiantil.

Ahora trata de realizar pagos más grandes a la tarjeta de crédito #1 y pagos mínimos en las demás. Por ejemplo, con 4 pagos de $50 o más en 4 meses la deuda de la tarjeta de crédito #1 desaparecerá. Así que podrías añadir al pago mínimo de la tarjeta de crédito $30 ($20 + $30 =$50).

Cuando elimines la primera deuda, puedes añadir los $50 (que utilizabas para la tarjeta de crédito 1#)  al pago mínimo de la factura médica ($75). Por ejemplo, con $125 ($50 + $75) en 4 pagos podrías saldar la deuda de la factura médica. 

DeudaPago totalPago mensual  o minimoPago extra
Factura Médica$400$75$50
Tarjeta de crédito #2$600$75$0
Préstamo personal$5,000$100$0
Préstamo estudiantil $20,000$150$0

Después aplica lo que estabas pagando en la primera y la segunda a la tercera tarjeta de crédito más pequeña, y así sucesivamente.

Cuando hayas terminado de pagar tus deudas más pequeñas, ahora debes concentrarte en las más grandes, comienza con el préstamo personal. Añade los $200 al pago mínimo del préstamo personal ($100). Con los $300 podrías terminar de pagar tu deuda en 17 pagos (un año y medio aproximadamente).  

Ahora con la última deuda, el préstamo estudiantil de $20,000, puedes utilizar los $300 y añadirlos al pago mínimo de $150. Con los $450 ($300 más el pago mínimo de $150) puedes eliminar el préstamo estudiantil en 45 pagos, 4 años aproximadamente.

No obstante, si te concentras en pagar la deuda más grande primero podrías perder el enfoque. Puesto que, con el pago mínimo de $150 dólares, que tendrías que realizar al préstamo estudiantil de $20,000, se tardarían 11 años (134 pagos) en eliminar la deuda. Además, tendría que lidiar con las demás deudas al mismo tiempo.

Si quieres una plantilla para organizar tu bola de nieve, descarga una aquí:

5. Confía en Dios

El último paso para ser libre de deudas es confiar en Dios. ¿Por qué? Porque a menudo, el dinero no es el problema, sino lo que creemos sobre el dinero. A veces olvidamos que no podemos servir a Dios y a las riquezas porque nadie puede servir a dos señores.

La clave para confiar en Dios con nuestras finanzas es entendiendo que Dios es nuestro Dueño y Señor de todo lo que tenemos, incluyendo el dinero en nuestro bolsillo. El dinero es una buena herramienta y sirviente, pero un jefe muy malo. Si trabajamos para el dinero, entonces nunca estaremos satisfechos.

Ser libres de deudas financieras es importante, pero también es vital que desarrolles un estilo de vida para no caer en estas deudas otra vez. Cuando pagues tus deudas, habrás logrado la parte más difícil. Ahora, trata de mantener los hábitos de usar un presupuesto y ahorrar.

1 Corintios 10:13 dice «No les ha sobrevenido ninguna tentación que no sea común a los hombres. Fiel es Dios, que no permitirá que ustedes sean tentados más allá de lo que pueden soportar, sino que con la tentación proveerá también la vía de escape, a fin de que puedan resistirla.»

Evita tentaciones que te lleven a gastar tu dinero sin haberlo planificado. Cancela subscripciones a catálogos. Elimina aplicaciones móviles en tu teléfono que te impulsen a comprar cosas que no están en tu presupuesto. Comparte tus planes con un compañero que te ayude a usar tu dinero de forma responsable. 

Se libre y honra a Dios con todo lo que tienes.


Este post está basado en el minicurso 5 Steps to Debt Free Living de Crown Consulting. También utilicé ejemplos del periódico La Opinión y el presupuesto de Ramsey Solutions.

Photo by Emilio Takas via Unsplash

Autor: Mario J. Jiménez

Discípulo, esposo y pastor hispano en HighPoint Church Orlando. Disfruto escribir con una taza de cafe al lado. También me gusta leer, correr y ver películas. Intento exponer verdades profundas con claridad y sencillez.

4 comentarios en “5 pasos para ser libres de deudas”

Responder a Grosella BJ Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s