Cómo esperar por las promesas de Dios

No sé cuánto tiempo esperarás por algo, pero sé que siempre tendremos algo que esperar.

Mientras crecía en la República Dominicana era común, para mí y para muchos de mis amigos, soñar con mudarme al extranjero. Algunos de mis amigos se mudaron a España o Chile y otros se mudaron a Canadá o Estados Unidos. La creencia era que vivir en el extranjero era mejor que vivir en tu propio país. Sé que Elon Musk, el fundador de Tesla y Space X, está tratando de mudarse a Marte, pero ese es otro nivel.

Años después, me encuentro viviendo en los Estados Unidos estoy convencido de que Dios ha sido muy bueno conmigo.

Ahora, tan agradecido como estoy, todavía tengo más sueños. Quiero ver crecer a mi familia. Quiero ver a mis padres y hermanas sirviendo a Jesús. Quiero ayudar a la próxima generación de jóvenes estudiantes de la República Dominicana a seguir a Jesús y cambiar el mundo. Quiero plantar una iglesia que plantará otras iglesias en el lado norte de mi país y tal vez en otras islas. Quiero recibir lo que el SEÑOR me ha prometido.

Quizás tú también tienes sueños. Es posible que estés comenzando tu vida o decidiendo tu carrera en la universidad. Tal vez te encuentres en un momento de tu vida en el que has logrado algunas de tus metas, pero aún te queda más por hacer. Tal vez sea tener tu propia casa, pagar deudas o visitar un país que amas. Quizás pensaste que en este punto estarías más lejos en la vida.

Quizás te sientes estancado en una temporada. Has caminado muchos años con Dios y has creído en algunos milagros y avances, pero estás leyendo esto preguntándote cuando se convertirán en realidad.

Tal vez no estas seguro de si deberías estar enojado con Dios o deberías culpar a la situación actual. No estás contento con lo que tienes porque hay desafíos que no imaginabas. En cualquier caso, no estás satisfecho. Estás buscando algo mejor, ¿no es así?

Es por eso que hoy quiero que exploremos qué hacer cuando estás esperando las promesas de Dios.

Mi suegro tiene un jardín en su patio trasero. Hubo un tiempo en el que estábamos cavando tierra durante horas solo para preparar el suelo. Luego plantó tomates, calabacines, zanahorias, brócoli y más verduras.

A medida que pasaba el tiempo, siguió trabajando duro en su jardín. Arrancando las malas hierbas. Regar las plantas y mantener alejados a los conejos. Y luego esperó.

No recuerdo haberle visto hablarle o cantarle a las plantas. Solo esperó a que las plantas crecieran y produjeran frutos.

Ahora … si tu vida es como un jardín. Plantas ideas, trabajas duro en ellas, intentas arreglar y reparar las vallas, etc. ¿Qué haces a continuación?

¿Qué haces cuando has hecho tu parte PERO todavía no hay frutos en tu vida? ¿Qué sientes cuando intentas restablecer una relación y todo lo que puedes ver son los tres puntos (…)? ¿Qué piensas cuando lees tu Biblia y crees que Dios puede librarte del pecado, pero todavía no hay progreso espiritual y sigues fallando en la misma prueba?

¿Qué sucede en tu alma cuando haces lo que puedes y ahora todo lo que queda por hacer es esperar porque ya no puedes controlar los resultados?

¿Sientes emoción? ¿Decepción? ¿Enojo? ¿Tristeza? ¿O expectativa?

Para ser honesto contigo, a veces me siento desanimado porque creo que he hecho algo mal. Me pregunto por qué la promesa de Dios aún no se ha hecho realidad. No estoy seguro porque estoy confundido. No sé si tengo que trabajar más duro o simplemente descansar en Dios.

Si has plantado tu fe y ahora estás esperando ver frutos. Si has recibido una promesa del SEÑOR y la has creído con todo tu corazón. Si sientes que estás trabajando en el jardín y esperas algo increíble. ¡Genial! Porque creo que esta palabra de Dios es para ti.

Veamos la historia de una familia que abandonó su tierra natal en busca de una mejor. Personas que dejaron lo que sabían y esperaron una promesa.

Todos estos murieron en fe, sin haber recibido las promesas, pero habiéndolas visto desde lejos y aceptado con gusto, confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra. Porque los que dicen tales cosas, claramente dan a entender que buscan una patria propia. Y si en verdad hubieran estado pensando en aquella patria de donde salieron, habrían tenido oportunidad de volver. Pero en realidad, anhelan una patria mejor, es decir, la celestial. Por lo cual, Dios no se avergüenza de ser llamado Dios de ellos, pues les ha preparado una ciudad.

Hebreos 11:13-16 [NBLA]

Cuando leemos el capítulo 11 de Hebreos, encontramos hechos importantes y muy buenos ejemplos de fe. Incluso llamamos a este capítulo el salón de la fama de la fe. Nos referimos a Abraham, su familia y otros como héroes de la fe. Y lo son, por supuesto.

Pero podría ser fácil suponer que lo tenían todo resuelto. Pero ellos también tuvieron sus luchas. Tenían dudas.

El autor de este libro le estaba escribiendo a un grupo de cristianos que estaban bajo intensa persecución y algunos estaban contemplando un regreso al judaísmo. Ellos también tenían dudas.

Esto tendría sentido para muchos, porque la práctica del judaísmo estaba protegida por la ley romana en el primer siglo. El cristianismo, por otro lado, no. Los cristianos judíos enfrentaron el dilema de si debían continuar profesando el cristianismo y arriesgarse incluso al peligro de muerte, o regresar a la seguridad del judaísmo.

¿Estás enfrentando hoy el mismo tipo de presión que los discípulos de Jesús? ¿Estás tentado a elegir una vida cómoda y hacer lo que nuestra cultura dice que es correcto? ¿O estás dispuesto a abrazar las promesas de Dios y su tiempo?

Las promesas de Dios no tienen cuenta regresiva. A veces pensamos que la fidelidad de Dios tiene fecha de vencimiento. Cuando sus promesas no se cumplen dentro de nuestras expectativas, estamos tentados a volver a la “tierra de la que salimos”.

Volviendo al texto… Quizás recuerdes que el SEÑOR le dijo a Abram que se fuera de su antiguo país y le prometió bendecirlo. Para hacer de sus descendientes una gran nación. PERO Abram y Sarai no tuvieron hijos. Aún así… Dios promete convertirlo en una gran nación. ¿CÓMO?

Las promesas de Dios no son ciegas. Él conoce nuestras limitaciones pero ya tiene una solución y la disposición para cumplir sus promesas. Él hace esto para su gloria, así no hay duda de que Él lo hizo.

Abraham y Sara esperaron 25 años en el espacio liminal hasta que tuvieron a su hijo. Pero hubo otras cosas que esperaron toda la vida y no recibieron. Ahora, mira como esperaron. Esperaron con fe. Son elogiados porque murieron en fe, todavía creyendo en Dios.

¿Cómo puedes esperar por algo toda tu vida y aún tener fe?

En primer lugar, debemos entender que Dios es más grande que nuestra vida terrenal. En segundo lugar, debemos creer y vivir por la fe. Vivir por fe te permite ver lo invisible. Vivir por fe es tener seguridad, certeza y convicción del futuro; es tener un certificado de propiedad.

Viendo lo invisible

Vivir por fe te permite ver lo prometido antes de que puedas recibirlo. Ver es importante, porque nuestra fe se basa en la evidencia.

Había una nadadora de larga distancia. Su nombre fue Florence Chadwick. Ella era una nadadora increíble. Cruzó el Canal de la Mancha cuatro veces desde Inglaterra a Francia. 21 millas en ambas direcciones.

En 1952, Florence intentó nadar las 26 millas entre la isla Catalina y la costa de California. Cuando comenzó, estaba flanqueada por pequeñas embarcaciones que le cuidaban de tiburones y estaban preparadas para ayudarla si se lastimaba o se cansaba. Después de unas 15 horas, apareció una niebla espesa. Florence comenzó a dudar de su capacidad y le dijo a su madre, que estaba en uno de los botes, que no creía que pudiera hacerlo.

Nadó durante otra hora antes de pedir que la sacaran, incapaz de ver la costa debido a la niebla. Mientras estaba sentada en el bote, descubrió que había dejado de nadar a solo una milla de su destino. Dos meses después, volvió a intentarlo. La misma niebla espesa apareció, pero esta vez Florence logró llegar a Catalina. Ella dijo que mientras nadaba mantenía una imagen mental de la costa en su mente.a.

La fe se encuentra en la palabra de Dios porque su palabra es la fuente de sus promesas. Su palabra nos da una idea mental de lo que esperamos. En otras palabras, la fe es el resultado de la esperanza.

La fe permite que tu alma reconozca la promesa antes de que se convierta en realidad.

No niegas el hecho pero extiendes tus manos hacia el futuro, dices en tu corazón: sé que no tengo lo que Dios me ha prometido, pero tengo fe en él. Su promesa es segura. Su promesa es suficiente. Tengo su promesa y seguramente se cumplirá.

La fe se activa cuando abrazamos la Palabra de Dios y sus promesas. Cuando esperamos y esperamos en Dios, sus promesas nos dan una expectativa confiada y una firme seguridad de que lo que dijo se cumplirá.

Confesando la realidad

Cuando Abraham y su familia dejaron Babilonia, se convirtieron en nómadas, extranjeros y exiliados en una tierra que no les pertenecía. En otras palabras, eran campistas y comerciantes internacionales. Aún así, el SEÑOR prometió darles una tierra propia.

Probablemente, Abraham y su familia pasaban algún tiempo en un lugar. Ellos tenían posesiones, muchas. Sería difícil moverse rápidamente. Pero no tenían un lugar que pudieran llamar suyo.

¿Has experimentado algo así? ¿Has enfrentado el miedo de que alguien venga y te pida que te vayas porque no perteneces a ningún lugar? ¿Vives en incertidumbre en este momento? No niegues tu realidad.

Recuerdo cuando no tenía canas y vivía con mis padres. Yo era un estudiante universitario y sin dinero. No tenía trabajo. Eso no sería un problema para muchas personas, pero no era lo que mi padre quería que hiciera. ¿Por qué? Porque él tenía que pagar mis cuentas.

Yo me sentía como una carga para mi propia familia. Quería mi propio lugar porque el mensaje que seguía escuchando era: si no apoyas esta casa, no perteneces aquí.

La fe te hace reconocer tu estado actual y aún creer que hay un lugar mejor al que apuntar.

Deseando algo mejor

Abraham y su familia tuvieron la oportunidad de volver a la tierra donde salieron. Experimentaron conflictos y tuvieron problemas en la tierra que les fue prometida. Vivieron toda su vida sin recibir la tierra.

Abraham y su familia tuvieron la oportunidad de regresar y no lo hicieron. ¿Por qué? Porque deseaban algo mejor.

La fe te ayuda a resistir la tentación de retroceder cuando las cosas se ponen difíciles porque sabes que hay algo mejor por delante.

Abraham y su familia eran lo que yo llamo «nómadas espirituales.» Esperaban ansiosos la ciudad de Dios. La Ciudad que Dios les ha preparado es una referencia a la nueva Jerusalén, un lugar donde el Cielo y la Tierra se reencuentran. Es un lugar donde Dios y la humanidad habitarán juntos.

En otras palabras, ellos estaban buscando morar con Dios como Adán y Eva disfrutaron de la compañía de Dios en el Edén. Querían vivir con Dios.

Abraham vio el día en que Dios moraría entre nosotros en Jesús y se regocijó porque sabía que eso sería mejor que tener riquezas y posesiones en este mundo.

¿Qué pasaría si vemos las promesas de Dios como algo más allá y mucho mejor que las posesiones materiales y la riquezas? ¿Qué pasaría si él promete estar con nosotros cuando estemos sufriendo, enfermos físicamente y pasando por tiempos oscuros? ¿Qué pasaría si sus promesas no sirven para facilitar las cosas sino a darnos paz y consuelo porque él ha vencido al mundo?

¿Y si la mejor promesa que Dios nos puede dar es su presencia? 

¿Qué pasaría si el tiempo de espera está destinado a revelar su amor por nosotros como nada más puede hacerlo?¿Qué pasaría si encontramos a Dios y luego continuamos encontrándolo todos los días leyendo nuestras Biblias?¿Qué pasaría si conocemos a Cristo cada vez más, porque siempre lo estamos conociendo mejor?

¿Y si deseamos vivir con Dios para siempre, conocerlo y experimentarlo más cada día, regocijándonos en ÉL? ¿Qué pasaría si nos vemos como forasteros y exiliados en la tierra, porque nuestra patria está con Jesús?

¿Qué pasaría si entendemos que la verdadera promesa es tener la presencia de Jesús en nuestras vidas? 

Él no nos deja ni nos abandona. Él es Emanuel, Dios con nosotros. Esa es su promesa. Estar con Jesús no es un premio de consolación, es la verdadera promesa.

Esto es vivir por fe y vivir por fe es la clave para esperar su promesa. La clave para esperar bien es vivir por fe. Vivir por fe es caminar con Dios y así es cómo esperas la promesa.

La clave para esperar bien es vivir por fe.

Continuemos siguiendo a Jesús, dondequiera que Él nos lleve. Al final veremos qué Él es la promesa suprema. Él es nuestro verdadero y mejor hogar. Si estás esperando, espera con Jesús.

Así como Abraham y su familia esperaron toda la vida y murieron creyendo porque buscaban una tierra mejor, la patria celestial. Nuestra parte es vivir por fe. Es decir, caminar con Dios y confiar en que Él cumplirá su promesa.

No sé cuánto tiempo esperarás por algo, pero sé que siempre tendremos algo que esperar. Pero cuando esperas con Jesús, estás esperando en buena compañía.


Photo by Joshua Earle via Unsplash.com

Autor: Mario J. Jiménez

Discípulo, esposo y pastor hispano en HighPoint Church Orlando. Disfruto escribir con una taza de cafe al lado. También me gusta leer, correr y ver películas. Intento exponer verdades profundas con claridad y sencillez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s