La agenda de Dios

IMG_1704.JPG

Quiero tomarme el atrevimiento de comparar a Dios con un empresario exitoso, con un genial emprendedor de proyectos gigantes y ambiciosos. Y como tu sabrás, todo empresario tiene su agenda… De hecho, un empresario sin agenda esta incompleto, es un barco sin brújula. Es mas, por eso se inventaron las BlackBerrys, no fue para enviar bcs colectivos a las 3 de la mañana o para distraer a la gente. Fue precisamente para que los empresarios pudieran controlar su agenda electrónica y al mismo tiempo estar comunicados en tiempo real. Pero bueno, ese es otro tema. El punto es que Dios también tiene su agenda y es muy responsable con ella, nunca llega tarde… Ni siquiera a su cita con la cruz lo hizo, imaginate si es responsable o no.

Dios tiene su agenda y la lleva a cabo. No importa lo que pase, él siempre mantiene el control y cumple sus compromisos. Por alguna razón conocida comúnmente como soberanía, él ha decidido incluir en sus planes y proyectos a gente normal como nosotros y eso es un gran privilegio. Es decir, Dios nos ha incluido en su agenda, tanto para bendecirnos como para usarnos y hacernos de bendición para otros, nos ayuda, nos cuida, nos bendice de mil y un maneras pero también, desea que colaboremos con él en sus proyectos y nos comprometamos con su agenda. No espera que seamos egoístas y que solo pensemos en nosotros… Ah, mi carro. Ah, mi casa. Ah, yo yo y yo. Mío, mío y mío. No, ese no es el plan de Dios. Él quiere bendecirnos pero también espera que seamos la bendición de otros.

Como lo dijo Alex Campos: “los propósitos de Dios se cumplen en nuestra vida a la medida en que nosotros somos el cumplimiento de las promesas de Dios para los demás”. Ya es tiempo de decidir si queremos involucrarnos en la agenda de Dios, es tiempo de que colaboremos con él para el cumplimiento de sus promesas en los demás. Y claro, no olvides incluir a Dios en tu agenda, recuerda que él tiene un propósito contigo así como lo dijo el genial guionista de la película “La Invencion de Hugo Cabret”: “el mundo es como una enorme maquina, nada esta de más porque las maquinas no tienen piezas sobrantes, todo está ahí por una razón.” Solo hay que descubrir cuál es. Te reto a que conozcas la agenda de Dios y que participes en ella. Ora, lee la Biblia y dedicate a conocer a Dios.

La línea entre lo que se ve y lo que no

Normalmente uno tiende a juzgar por lo que ve. Dios nos dio el regalo de la vista para que podamos discernir la realidad. El problema es que si tu vista es mala, tu VISION de la REALIDAD también lo será. Si uno ve mal lógicamente se equivocara al juzgar lo que ve.

Como yo también soy humano y estoy limitado a lo que mis ojos ven, tiendo a juzgar mal las cosas y en el peor de los casos, dictamino un juicio subjetivo conforme a lo que yo creo haber visto, convirtiendo lo que veo en lo que yo quiero ver. No se si me entiendes. Lo que realmente pasa es que uno le da el valor que quiere a las cosas, por eso la belleza esta en los ojos del que ve.

Hoy mas que nunca es necesario que nos divorciemos de lo que se ve. No solo porque vivimos en un mundo de falsas apariencias, sino también porque normalmente uno tiende a juzgar por lo que ve y siempre existe la posibilidad de equivocarse; es ahí donde esta la linea, en la imaginación.