Dos palomas besuqueandose.

En serio las vi. Estaban sobre el borde de una acera en la Av. Jimenez Moya, hoy miércoles 1ro de Febrero 2012, alrededor de las 5.30 de la tarde. El cielo estaba parcialmente nublado y yo salía de una reunión del trabajo matizada con tono un poco gris, debido a resultados no esperados. Por eso salimos un poco mas tarde de lo acostumbrado. Sin embargo, de no ser así no hubiese visto tal espectáculo.

Aquello me hizo pensar que realmente, a los que aman a Dios todo le ayuda para bien; porque es como si todo estuviera previamente planificado, de modo que a lo largo de la vida uno se encuentra con momentos dulces y agrios, con días soleados y lluviosos, con carros blancos, negros y de otros colores, y claro también con palomas besuqueandose y otros eventos peculiares. Solo hay que detenerse a mirar, a oír, a respirar, a vivir; pues uno nunca sabe todo lo que puede pasar al doblar de la esquina cuando sales de trabajar.

Autor: Mario J. Jiménez

Discípulo de Jesús y esposo de Katie. Me encanta el cafe, los libros, las películas y el Jazz. En mi trabajo soy ministro de campus, también escritor amateur y aprendiz del liderazgo. Intento exponer verdades profundas con claridad y sencillez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s