Satisfacción total

Hace dos años estuve conversando con un estudiante universitario y él me dijo que no creía en Dios.

Entonces yo le pregunté, ¿cuál es la meta de la vida? Y él me dijo que la meta de la vida es ser felices.

Lo curioso es que este joven luego me confesó que tenía serios problemas con las drogas. Comenzó a fumar marihuana para sentirse mejor y pronto se convirtió en una adicción que le costó hasta su licencia de conducir, sin mencionar todo el dinero que ha gastado en su vicio. Si la meta de la vida es ser feliz, entonces creo que él esta lejos de esa meta.

La meta de la vida es conocer a Dios y ser satisfechos en Él, porque Él es el único que puede conocernos plenamente y aún así, amarnos profundamente.

¿Sabias que el pecado es la manifestación de nuestra insatisfacción con Dios?

La gente busca relacionarse con otros para recibir amor y aceptación, pero ningún otro ser humano puede satisfacer ese deseo completamente.

Otros buscan relaciones sexuales para llenar el vacío del alma, pero el sexo solo alivia el dolor temporalmente, así como las drogas. Suele pasar que el vacío se va incrementando y destruyéndonos por dentro, se hace cada vez más doloroso y nos arrastra hacia otras vías de escape, más peligrosas y perjudiciales.

Otros buscan ser exitosos en sus carreras profesionales, pero no hay una cantidad de éxito capaz de darnos un pleno sentimiento de seguridad y propósito. Como resultado, nos volvemos adictos al trabajo hasta el punto de enfermarnos.

Cualquier estrategia que implementemos para reemplazar a Dios de nuestras vidas puede guiarnos a comportamientos auto-destructivos.

La buena noticia es que,
“…Dios muestra su amor por nosotros en que, cuando aún éramos pecadores, Cristo murió por nosotros.”
‭‭Romanos‬ ‭5:8‬ ‭RVC‬‬

Aún cuando éramos pecadores, cuando no estábamos satisfechos con Dios y le dimos la espalda, él envió a Su hijo para demostrarnos que nos ama.

Jesús, es más que suficiente. El único que puede satisfacer los deseos más profundos de tu corazón. Nada ni nadie puede amarte como Jesucristo te amó.

¿Estás satisfecho o satisfecha con Dios? Si no es así, te invito a vivir para la gloria de tu Creador y no para los placeres de este mundo.

Autor: Mario J. Jiménez

Discípulo de Jesús y esposo de Katie. Me encanta el cafe, los libros, las películas y el Jazz. En mi trabajo soy ministro de campus, también escritor amateur y aprendiz del liderazgo. Intento exponer verdades profundas con claridad y sencillez.

2 comentarios en “Satisfacción total”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s