Cuando un viaje termina, otro comienza

Katie y yo almorzábamos con una amiga. Ella nos contaba acerca de su vida y algunos desafíos que estaba enfrentando. Nosotros también le hablamos de cuales acontecimientos ocupaban nuestra mente. Mientras ella sentía que era tiempo de cambiar su trabajo y crecer, yo descubrí que el progreso es un deseo que siempre está presente en la mayoría de nuestros corazones. 

Algunas personas aspiran a sentirse completamente realizados. Pero sabemos que en la realidad no existe nada en este mundo capaz de proveer una satisfacción verdadera y profunda. Siempre habrá un espacio vacío en el corazón. Incluso aquellos que creemos en Dios y sabemos que Él es la fuente de vida eterna, hemos comprobado que en esta vida siempre habrá una necesidad que nos motive a buscarle más, a probarle más, a saciarnos más. Porque Él es más de lo que nuestra humanidad puede soportar. 

Encuentro que esta es una verdad fascinante, capaz de destruir una mentira peligrosa: “todo tiene su final, nada dura para siempre”, dicen algunos. Esto es una mentira porque es una verdad a medias. Cuando un viaje termina, otro comienza. Así, pues, no hay una conclusión en esta vida sino una transformación. El éxito no es una cima donde llegas sino una dirección en la que miras. 

Considera lo importante que es entender esto y las implicaciones que tiene. La mayoría de nuestras ansiedades y frustraciones tienen sus raíces en la ilusión de que todos nuestros problemas se solucionaran cuando logremos o alcancemos X o Y. Tal vez tenemos miedo y somos arropados por nubes depresivas porque pensamos que estaremos incompletos si perdemos o no tenemos lo que más queremos y deseamos. Pero si abrazamos la insatisfacción de esta vida, manteniendo las manos abiertas mientras caminamos con Dios, ¿será posible comenzar a mirar con esperanza el futuro que nos espera? ¿O la esperanza es la fuerza que empuja nuestra alma hacia el futuro? 

No puedo evitar pensar al respecto, porque he visto que la vida es sinónimo de energía. Y si la energía no se crea ni se destruye, quiero que mi vida sea transformada en algo productivo, algo que pueda producir más vida. A lo que me refiero es que mi alma tiene hambre y sed de justicia y eternidad, mientras el progreso de mi historia es una colección de transiciones continuas. Cuando un viaje termina, otro comienza. 

Por eso me encuentro, y creo que mientras tenga vida siempre me encontraré, en medio de una transición constante, en un viaje de regreso a casa, en un recorrido infinito donde Dios es mi principio y mi final. Mas tengo la sospecha que cuando llegue al final podré comenzar de nuevo. No hablo de re-encarnación sino de la gloriosa resurrección que me aguarda.

Por esa razón mi esperanza no me avergüenza. Puedo afrontar con fe, esa convicción que tengo en lo que no veo, cualquier cosa que venga. No tengo miedo porque espero la gloria con certeza. Mi confianza está puesta sobre la roca alta, firme e inconmovible. Allí estoy seguro aunque por dentro sienta un torbellino de emociones. Aunque las arenas movedizas de las circunstancias cambien con la marea, seguiré escalando a alturas inimaginables en medio de las turbulencias. Aunque enfrente tormentas y relámpagos cada noche, el sol brillará con más fuerza a la mañana siguiente. Pues no estoy solo.

La lógica de Dios

Salieron a comer en grupo y ya sabes que pasó, al final cada quién pagó su cuenta porque no todos tienen la dicha de que alguien pague por ellos. La lógica humana es que cada quien pague por su deuda.

Es verdad que lo que uno siembra cosecha, que toda acción tiene sus consecuencias, que Dios es justo y no toma por inocente al culpable. Pero si te dijera que todos nosotros hemos sembrado para nuestra propia perdición, que nuestras acciones nos apartan de Dios continuamente, que según Su justicia ninguno podrá declararse inocente sino que merecemos el castigo eterno de la muerte, ¿no sería bueno tener alguna esperanza?

La verdad es que Dios no puede negarse a si mismo, Él es justo y si tienes una deuda con Él, alguien tiene que pagarla. Esa deuda se llama pecado y se paga con muerte. La buena noticia es que Dios no quiere que nadie muera, aunque sea lo que merecemos. Por esa razón Él mismo pago nuestra deuda en su contra con la muerte de Su hijo Jesucristo para satisfacer su justicia y darnos por gracia su misericordia.

La lógica de Dios no cabe en nuestra mente, es ilógica para nosotros. Su deleite es mostrar misericordia, enseñarnos que amar es más que palabras, a veces significa sacrificio. ¿Entiendes?

La vida sigue

La mayoría de nosotros recuerda que EEUU lanzó una bomba atómica en Japón en la ciudad Hiroshima, pero pocos sabemos que lo mismo ocurrió en la ciudad de Nagasaki.

Cuando la bomba atómica explotó en Nagasaki murieron 60 mil personas. La radiación fue tan grande que hasta los relojes se detuvieron a las 11:02 am.

70 años después, Nagasaki luce totalmente diferente. La ciudad ha sido reconstruida, compañías americanas están funcionando y el lugar donde la bomba cayó, es un parque donde los niños juegan.

Aunque parezca que el tiempo se detuvo en muchos relojes cuando la bomba destruyó Nagasaki, el tiempo sigue pasando y demostrando que la vida sigue.

Quizás no lo sabías pero yo crecí jugando béisbol. Todavía recuerdo muchos buenos momentos de mis días practicando en el Club Payero, en Santo Domingo. Mi sueño era jugar profesionalmente en EE.UU., pero eso no sucedió. No fue una tragedia ni nada por el estilo, pero reconozco que sin la ayuda de Dios y mi familia, me hubiese quedado en el pasado… frustrado por fracasar en el intento.

Hace varias semanas fui con mi esposa y familiares al estadio de los Nationals, en Washington. Recordé mis sueños del pasado, pero sin tristeza o melancolía. Al contrario le agradecí a Dios por darme sueños nuevos y mejores para mi. La vida sigue y nosotros con ella.

He visto que es difícil disfrutar el presente y movernos al futuro cuando estamos aferrados al pasado. ¿Qué está impidiéndote seguir adelante?

Satisfacción total

Hace dos años estuve conversando con un estudiante universitario y él me dijo que no creía en Dios.

Entonces yo le pregunté, ¿cuál es la meta de la vida? Y él me dijo que la meta de la vida es ser felices.

Lo curioso es que este joven luego me confesó que tenía serios problemas con las drogas. Comenzó a fumar marihuana para sentirse mejor y pronto se convirtió en una adicción que le costó hasta su licencia de conducir, sin mencionar todo el dinero que ha gastado en su vicio. Si la meta de la vida es ser feliz, entonces creo que él esta lejos de esa meta.

La meta de la vida es conocer a Dios y ser satisfechos en Él, porque Él es el único que puede conocernos plenamente y aún así, amarnos profundamente.

¿Sabias que el pecado es la manifestación de nuestra insatisfacción con Dios?

La gente busca relacionarse con otros para recibir amor y aceptación, pero ningún otro ser humano puede satisfacer ese deseo completamente.

Otros buscan relaciones sexuales para llenar el vacío del alma, pero el sexo solo alivia el dolor temporalmente, así como las drogas. Suele pasar que el vacío se va incrementando y destruyéndonos por dentro, se hace cada vez más doloroso y nos arrastra hacia otras vías de escape, más peligrosas y perjudiciales.

Otros buscan ser exitosos en sus carreras profesionales, pero no hay una cantidad de éxito capaz de darnos un pleno sentimiento de seguridad y propósito. Como resultado, nos volvemos adictos al trabajo hasta el punto de enfermarnos.

Cualquier estrategia que implementemos para reemplazar a Dios de nuestras vidas puede guiarnos a comportamientos auto-destructivos.

La buena noticia es que,
“…Dios muestra su amor por nosotros en que, cuando aún éramos pecadores, Cristo murió por nosotros.”
‭‭Romanos‬ ‭5:8‬ ‭RVC‬‬

Aún cuando éramos pecadores, cuando no estábamos satisfechos con Dios y le dimos la espalda, él envió a Su hijo para demostrarnos que nos ama.

Jesús, es más que suficiente. El único que puede satisfacer los deseos más profundos de tu corazón. Nada ni nadie puede amarte como Jesucristo te amó.

¿Estás satisfecho o satisfecha con Dios? Si no es así, te invito a vivir para la gloria de tu Creador y no para los placeres de este mundo.

La soledad multitudinaria

Está semana he tenido muchísimas conversaciones con viejos amigos y compañeros del ministerio. He notado los beneficios de compartir mi tiempo y espacio con personas que tienen intereses similares a los míos. Pero estoy seguro que esta no es la experiencia de la mayoría. Muchos líderes (de todas las edades) sienten que están solos y que no pertenecen a ningún grupo.

¿Has escuchado el término “crowed loneliness” (Soledad multitudinaria)? Esto se refiere al fenómeno moderno donde alguien puede estar rodeado por una multitud y al mismo tiempo sentirse solo. Millones de personas experimentan este fenómeno diariamente porque la soledad se ha convertido en una epidemia. La gente está hambrienta de relaciones profundas y sinceras, el tipo de relaciones que encuentras en una verdadera comunidad. No me sorprende que algunos de nosotros busquemos amigos y validación en las redes sociales.

La verdadera raíz de la soledad es muy profunda. Es cierto que ahora hay más familias rotas y más tecnología que pueda alejarnos de interactuar con otros seres humanos en persona. Pero la Biblia nos dice que Caín fundó la primera ciudad del mundo después de asesinar a su hermano y ser expulsado de la presencia de Dios. Es decir, Caín quiso reemplazar con otros seres humanos la amistad que había perdido. Eso significa que nuestros mejores intentos para vencer la soledad están condenados al fracaso por dos razones:

1. La necesidad espiritual más profunda en el corazón no puede ser satisfecha sin una amistad profunda con Dios a través de Su hijo Jesucristo. Cuando intentas llenar el lugar que le corresponde a tu amistad con Dios usando tu relación con otro ser humano el resultado será frustrante, decepcionante y doloroso. No lo hagas.

2. Todos hemos “asesinado” una o varias relaciones. Quizá porque no sabemos perdonar, o porque hemos sido impacientes, por ser groseros, controladores, súper exigentes, etc. Todos hemos sido ofensores y ofendidos alguna vez, por eso ninguna relación puede sobrevivir si no está protegida por los límites de los principios bíblicos. Permíteme compartirte uno de ellos.

El poder de una familia espiritual

Los seguidores de Jesucristo tenemos la oportunidad de disfrutar el nivel más profundo y significativo que es posible para una comunidad humana auténtica aquí en la tierra. Jesucristo prometió edificar una iglesia capaz de romper el poder tenebroso que mantiene a la gente atados al pecado y la muerte, alejándolos de una relación profunda con Dios y otros seres humanos. Cuando una persona es liberada de sus cadenas puede experimentar el gozo de una relación correcta y fructífera con Dios y con otros seres humanos.

El poder de una familia espiritual está ilustrado en el libro de Zacarías 11:4-17. Aquí vemos que Israel y Judá son como rebaños de ovejas al borde de la destrucción pero todavía son protegidas por dos cayados (bastones) llamados “Favor” y “Unión”. El favor o la gracia es el poder y provisión que Dios da a Su pueblo por medio de Su pacto o Sus promesas. La unión es la unidad, la hermandad del pueblo. Una familia espiritual que mantiene el favor divino y la unidad crecerá y permanecerá contra los ataques del enemigo. Si un grupo de creyentes entiende que Dios los ha llamado a ser una familia, recibirán la responsabilidad de apoyar y proteger a otros miembros de la familia.

Los primeros discípulos de Jesús experimentaron un milagro sin precedentes. Ellos habían pasado toda la noche tratando de pescar pero no capturaron nada. El Señor Jesús les dijo que lo intentaran otra vez y esta vez, los peces eran tantos que las redes se rompían. Esto es algo simbólico, pues así como las redes no resistían el peso de los peces, el carácter y las relaciones interpersonales de los discípulos necesitaban fortalecerse. Tres años después sucedió un milagro similar pero esta vez la red no se rompió. ¿Qué cambió? Los discípulos de Jesús desarrollaron la fuerza de carácter y relaciones necesaria para aguantar el éxito.

Salmos 68:6 dice Dios ubica a los solitarios en familias…

No importa cuan solitaria sea una persona, Dios ha prometido y provisto satisfacer sus necesidades de relaciones profundas y significativas por medio de una familia espiritual. Todos somos distintos en esta familia, pero todos tenemos un mismo Padre espiritual. Aunque esta familia espiritual nunca suplantará la familia natural de una persona, todos podemos encontrar estabilidad, sanidad y motivación en ella.

Líder, si quieres llegar rápido a un lugar, anda solo. Si quieres llegar lejos, busca compañía. Busca y desarrolla vínculos con tu familia espiritual. Tu futuro puede depender de esto.

La formula perfecta

Solo cuando vemos la magnitud de nuestra deuda y la grandeza de la provisión divina podemos entender el evangelio, la formula perfecta.

Después de la traición a Dios, Adán y Eva se dieron cuenta que estaban desnudos y buscaron hojas de higuera para cubrirse. En otras palabras, su idolatría siguió en aumento, buscando satisfacer sus necesidades por sus propios medios. Lo mismo pasa hoy día, la gente nunca esta satisfecha y siempre quiere más. Así como dice el proverbio, un abismo lleva a otro abismo. Las hojas de higuera no son suficientes, los ídolos no son suficientes. Necesitamos una solución, no más píldoras mágicas que nos prometan salvarnos, no más jaulas que solo compren más tiempo. Necesitamos un salvador.

 

Del mismo modo que Dios sacrificó un animal para cubrir la desnudez de Adán y Eva, Dios sacrificó a su único hijo Jesucristo para cubrir la mayor necesidad de la humanidad: el perdón de los pecados. De esta manera, la relación entre el Creador y la creación fue restaurada y será totalmente redimida. Este es el evangelio:

 

El Evangelio es la buena noticia de que Dios se hizo hombre en Jesucristo. Él llevó una vida que nosotros debimos haber vivido (guardando perfectamente la ley moral); luego sufrió la muerte que nosotros debimos haber padecido (por haber quebrantado la ley). Tres días después se levantó de la muerte comprobando que Él es el Hijo de Dios y ofreciendo el regalo de la salvación a todo aquel que se arrepienta y crea en el evangelio.


Rice Broocks

 

Dios escogió a Israel para redimir a la humanidad por medio de Jesucristo. Gracias a los hebreos, tenemos la ley de Dios y gracias a Jesucristo tenemos la gracia. La historia de Israel con Dios ilustra en gran parte la historia de la humanidad. Todas las demás religiones del mundo enseñan que el hombre necesita acercarse a Dios y ofrecen buenos consejos. El cristianismo demuestra que Dios se hizo hombre y se acercó a nosotros, para salvarnos como lo había prometido. Esta es una buena noticia, no un buen consejo.

 

Israel esperaba al descendiente de David, el Señor y Mesías salvador. Ellos esperaban un valiente guerrero que los librara del yugo romano. Jesús tenía una mejor libertad en mente, la libertad del pecado y de la muerte, porque el vivió una vida perfecta y luego se sacrificó por nuestros pecados, tomando nuestro lugar en la cruz y soportando el castigo justo de Dios.

 

Tres días después resucitó para demostrar que era y es el Hijo de Dios. Esta es la prueba máxima de su Señorío y poder. Ni siquiera la muerte está fuera de su autoridad, por esta razón el puede salvar a todo aquel que se arrepienta y crea el evangelio.

 

Si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor y crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para ser justificado, pero con la boca se confiesa para ser salvo. Así dice la Escritura: «Todo el que confíe en él no será jamás defraudado».

Romanos 10:9-11

 

Solo cuando vemos la magnitud de nuestra deuda y la grandeza de la provisión divina podemos entender el evangelio. Esto nos ayuda a ser los suficientemente humildes para temer a Dios y al mismo tiempo nos da la suficiente confianza para acercarnos a él, porque ya él se acercó a nosotros.

 

Si crees que Dios te ama menos por tus errores, entonces estás confiando más en tus propios esfuerzos para salvarte que en la misericordia de Dios. Si crees que no necesitas obedecer a Dios y vives como mejor te parece, entonces estás abusando de la gracia y de este mundo. Seguramente no has entendido que Jesús es suficiente, él es Señor y Mesías, este es el Evangelio.

Si puedes creer, pero si no…

Si te dijera que soñé con este momento seguro te mentiría, y si lo hice no se compara en lo más mínimo a lo que podría esperar. Dios siempre sobrepasa nuestras expectativas, si él promete algo seguro lo cumplirá espectacularmente, en el momento correcto y por los medios correctos. Solo tienes que esperar.

Dentro de dos días cumpliré dos semanas en Nashville y comenzaré la escuela de Campus Ministry en Every Nation. Dios ha usado a personas maravillosas para traerme aquí, mis pastores e iglesia local, mis amigos aquí y las oraciones de tanta gente que si me pongo a mencionarlos uno por uno quizás te canses de leer tantos nombres. El punto es que nadie llega lejos solo, puede que llegues rápido a cierta distancia pero créeme, no llegarás lejos. Si Dios no pone personas clave en mi camino hoy no estuviera aquí. A todos ellos, los honro de cora.

Pastora Rosa, Pastor Mike & Me

Si puedes creer en lo que Dios te ha dicho me alegro, de verdad, pero si no entonces Él se encargará de recordártelo de alguna forma u otra, por las buenas o por las malas, Él no puede negarse a sí mismo, Él es fiel.

Es gracioso que en ocasiones otros crean más en ti y en lo que Dios ha dicho de ti que tu mismo. Si estás pasando por eso no eres la única oveja negra. Sin embargo, ahí es donde la misericordia de Dios se hace grande porque si no puedes creer por ti mismo, entonces otros lo harán por ti y te ayudarán a creer.

Prayer over me

Vine a Nashville para entrenarme como misionero universitario. En mi primera semana aquí Dios me ha permitido visitar la Universidad del Estado de Tenesse (TSU). Allí tuvimos una reunión con el presidente de los estudiantes y estamos organizando un evento llamado Kings 2 Kings Storytellers donde varios jóvenes adultos compartirán sus historias de fe con los estudiantes. Si puedes creer con nosotros que una buena historia puede cambiar muchas vidas, ayúdanos orando.

13612119_1186550984699291_7071299761113594882_n

Bethel Brentwood es mi nueva familia aquí en Nashville. Cada miércoles por la noche tienen una reunión general y otra con el grupo estudiantil RUSH MOVEMENT donde adolescentes del High School conocen más de Dios. Esta semana nos unimos con estudiantes de otras iglesias para el campamento de verano NOT ASHAMED (No me avergüenzo) y tuve la oportunidad de ser voluntario. Obviamente mi objetivo principal era ayudar y servir junto con mis amigos a más de 200 niños allí. Sin duda fue una experiencia maravillosa, super interesante y desafiante para mi nivel de ingles, pero sin duda lo más interesante pasa dentro y no fuera. Creo que muchos de los voluntarios y estudiantes fuimos transformados, desafiados a vivir nuestra fe con más valor, a no avergonzarnos del evangelio porque es poder de Dios, Jesús es el único camino, la única verdad y única fuente de vida eterna, su poder es tan evidente que el segundo día varios estudiantes se convirtieron y este sábado se bautizaron.

Bautizo Not Ashamed

Ahora bien, Dios no se limita a un campamento o una reunion semanal. Su Gloria llena toooooda la tierra y si prestamos atención lo encontraremos en cualquier lugar, escucharemos Su voz hasta en la lluvia, Su canción de amor y gracia a través del viento, Su pasión transformando todas las cosas porque la salvación es un viaje a una nueva naturaleza, un concierto de eventos entretejidos entre sí apuntando a Jesús, quien reunió todas las cosas en sí mismo. Por eso no dudé en visitar el parque de Kings Island y pasarme todo el día con nuevos amigos entre montañas rusas y piscinas que hacen olas artificiales, aunque pensé que moriría de un susto, valió la pena, aprendí a surfear un poco y me tomé una foto con Snoopy y Josh 😃

Josh, Snoopy &  Me

En fin, si puedes creer todo es posible pero si no, prepárate para que lo imposible te sorprenda.