Dependencia 101

Todos dependemos de algo. La pregunta es de qué o de quién dependes.

Cuando sigues a Jesús de corazón aprendes muchas lecciones pero ninguna como la clase intensiva de lo que llamaremos Dependencia 101. El “simple” hecho de caminar detrás del Maestro siempre te colocará en una posición vulnerable. Cuando escribo “vulnerable”, no me refiero al hecho de estar sin la protección divina, sino al proceso de morir a tu ego cada día.

Seguir a Jesús significa renunciar a tener el control y eso, mi querido Watson, no es tan elemental. Creo que es lo más difícil para un ser humano como yo y tal vez como tú. ¿A quién no le gusta tomar decisiones de forma independiente? ¿A quién le agrada la idea de perder el derecho a escoger lo que mejor le parezca? ¿Prefieres ir al timón o ser el pasajero?

Admítelo, estar en control se siente bien, es la razón por la que uno crece y desea vivir fuera de la casa de sus padres.

Dios sabe que nos gusta ser independientes y tener el control, pero también sabe que eso es totalmente imposible. Por ejemplo, ningún ser humano puede sobrevivir sin oxígeno, agua o alimento. Eso es para que tengas una idea de lo frágiles que somos. Tampoco podemos controlar cosas tan simples como el crecimiento de nuestro propio cuerpo. Claro, podemos alimentarnos bien y ayudar al proceso, pero por más que te esfuerces no podrás crecer un milímetro sin la influencia externa o interna de algo más que tu propia voluntad.

En definitiva, todos dependemos de algo. La pregunta es de qué o de quién dependes. Tu respuesta sincera revelará qué o quién es el dueño de tu corazón, de tu lealtad, de tu devoción. En otras palabras, qué o quién es tu dios.

Yo decidí seguir a Jesús como mi Señor y Dios. Ha sido difícil renunciar a tener el control y aprender a depender totalmente del Maestro, pero no pienso volver atrás. Honestamente ha sido un costo elevado, pero siempre he estado y estaré dispuesto a pagarlo, considerándome dichoso y favorecido porque entre tantos el Señor me ha invitado a trabajar en su barca pescando hombres. Esto es lo que significa ser un discípulo.

Han pasado varios días desde que tomé la decisión de renunciar a mi empleo y correr el riesgo de quedarme sin dinero. Pero créeme si te digo que por su gracia no me ha faltado nada y creo que no me faltará. Dios ha sido y siempre será fiel. En medio de las dificultades, las pruebas y los desafíos, reconozco que Dios me ha bendecido y no cambiaría el privilegio de ser un ministro del evangelio por ninguna otra oferta laboral.

Estoy seguro de que mi éxito es el resultado de mi obediencia. Si quiero conseguir las victorias prometidas necesitaré aprobar esta clase y pasar a la siguiente porque se que me quedan muchos más años de Dependecia total.

Milagros…

Cada día es un milagro para mi. Sin embargo, esta pequeña lista contiene aquellos que más impacto han causado en mi vida. Te animo a tomar un rato para enumerar las bondades de Dios en tu vida este año. ¡Un corazón agradecido siempre será bendecido!

Cada día es un milagro para mi. Sin embargo, esta pequeña lista contiene aquellos que más impacto han causado en mi vida. Muchas gracias a todos los que hicieron que este año fuera inolvidable para mi. Los animo a tomar un rato para enumerar las bondades de Dios. ¡Un corazón agradecido siempre será bendecido!

Mi primera vez en Nashville

A principios de año estaba cubriendo unas vacaciones en Belcorp y mi contrato terminaba a finales de Enero. En esos días había comprado un pasaje para visitar EEUU pero el viaje se canceló y me quedé sin dinero y sin trabajo. Mi amigo Ps. Mike Cantrell me invitó a la conferencia estudiantil ONE en Nashville y con el pasaje que había comprado, viajé hasta Florida y mi iglesia me ayudó a pagar el restante. Ps. Phillip Steele me brindó su casa y no tuve carencia de nada. Muchas cosas pasaron durante esa semana… Sigue leyendo.

fashion-man-wristwatch-model-large

De nuevo en Belcorp

Estando en Nashville recibí un correo donde me ofrecían empleo en Belcorp. Aunque no me pagarían mucho, decidí tomarlo porque sabía que no era un empleo difícil y además necesitaba el dinero. El último día antes de volver a Rep. Dominicana, Ps. Mike me invitó a la escuela de Campus Ministry en Julio y acepté. Trabajar en Belcorp me ayudaría a ahorrar para asistir a ella, pero Dios tenía mejores planes…

Ten Days

Ten Days Santo Domingo

Mientras estuve trabajando en Belcorp también estuve organizando el equipo local que trabajaría en el primer Ten Days de Santo Domingo y coordinando varios detalles para recibir al equipo visitante. Fue una labor ardua pero tuvo su recompensa porque muchas vidas fueron salvas. Por dos días celebramos la primera conferencia universitaria de ENC en mi iglesia, Dios abrió puertas para que visitara la escuela de Campus Ministry y también me permitió conocer a alguien sumamente especial para mi…

school-of-campus-ministry-class-mates

 

School of Campus Ministry

Durante los primeros días del Ten Days conocí mejor a mi hermano Aaron y al Ps. Gregg, a quienes Dios usó para llevarme a Nashville otra vez. Cleo y Sarah Rucker se convirtieron en mis hermanos mayores, me ofrecieron alojamiento en su casa y Ps. Mike me ayudó económica y emocionalmente. No me faltó nada, Dios transformó mi vida, restaurando mi alma y preparándome para el ministerio.

red-love-heart-old-large

MPD y K

Después de la escuela comenzó el proceso de MPD (ministry partnership development). Fueron días duros pero no estuve solo porque Dios puso a K en mi vida. Ella es un milagro especial para mi, sin su apoyo durante esos días creo que no lo hubiese logrado. Creo que ella fue una de las razones por las que Dios me llevó a EEUU y me mantuvo allá por varios meses, para mostrarme su amor y permitirme mostrarle el mío.

Los días que estuve en EEUU me cambiaron para siempre positivamente. Dios me guardó, me sostuvo y bendijo eternamente. Aunque por muchos días me vi sin dinero, el Señor usó a mi familia y amigos para proveer para mi. Ahora es mi turno de dar, confiando en que por más que de, nunca me quedaré sin nada, Dios siempre me dará más y no me dejará.

 

img_0522

Una pausa en Fort Lauderdale

Ya cuando venía para Rep. Dominicana, perdí el vuelo en Florida y casi me muero del susto porque no tenia dinero para volver a Washington DC. Una de las asistentes me ayudó a conseguir un vuelo esa misma noche para Santiago y mi hermana Laura me ayudó a pagar la diferencia por el vuelo. Después de un largo día llegué a Santiago y mis tios me recogieron en el aeropuerto.

Ahora mismo estoy en Santo Domingo, con mi familia. Aunque estos tiempos son difíciles me alegro de que todo está bien porque Dios tiene el control, sus misericordias se han renovado sobre mi vida cada día. Por su gracia me ha dado el privilegio de predicar el evangelio, me siento honrado y lleno de su favor. Mi vida es suya y se que todo lo suyo es mio.

¡El Señor es bueno y nunca desampara a los que en él confían!

Así que, prepárate 2017… ¡Allá voy!

Hasta pronto, Nashville

El otro día una amiga me preguntó:

– Y… ¿Qué se siente servir al reino tiempo completo?

Si quieres saber mi respuesta, sigue leyendo.

El otro día una amiga me preguntó:

– Y… ¿Qué se siente servir al reino tiempo completo?

Si quieres saber mi respuesta, sigue leyendo.

Hace cuatro meses renuncié a mi empleo para venir a Nashville y participar en la escuela de campus ministry de Every Nation Campus. El objetivo no fue practicar mi ingles sino entrenarme como misionero universitario. Tan pronto como recibí mi diploma viajé a Louisiana y volví a Nashville para servir en TSU (Tennessee State University) junto a Delvin Pikes y Heather Heck. Cada lunes por la noche, Delvin dirige un estudio bíblico para los jugadores de Football y todos los miércoles Heather pasa su día en el campus, contactando estudiantes y dirigiendo la reunion semanal de ENC. Delvin y Heather trabajan toda la semana con estudiantes en el campus, para mi fue un privilegio verlos entrenarlos como nuevos líderes, aprender de su experiencia como misioneros y apoyar su trabajo en el campus.

enc-tsu

Mi amigo Aaron McGee trabaja como director ejecutivo en Youth Life Learning Center, un programa que ayuda a la formación de 22 niños entre 5 y 16 años, muchos de ellos de padres latinos. Erin Hall y otros voluntarios los ayudan con sus tareas y le enseñan valores bíblicos como la obediencia y el respeto. Cuando Aaron me pidió que sirviera como voluntario, dije “Of course! Para eso estoy aquí”. Aunque no creo que tenga el llamado de la Madre Teresa, ha sido un placer ayudar a estos niños a crecer sanamente.

Youth Life September.jpg

Al principio de este año conocí a Cleo y Sarah Rucker. Después del primer viaje de Ten Days a Rep. Dominicana, ellos se convirtieron en mis hermanos mayores y sus hijos son como mis sobrinos. Cleo trabaja en la universidad de Vanderbilt y Sarah como maestra de español en High School. Ellos han sido los responsables de que mi estadía en Nashville sea una bendición. Cleo es un gran ejemplo de liderazgo, paternidad e integridad para mi. Sarah es una mujer virtuosa y una gran bendición para su familia y la escuela donde trabaja. Ambos trabajan y son misioneros en sus lugares de trabajo, son ministros a tiempo completo aunque trabajen en empresas privadas donde quizás no pueden predicar abiertamente. ¡Es impresionante!

 

The Ruckers and me.jpg

Miles, Syd and Me.JPG

Rachel Ong trabaja como consultora de empresas en Singapur. Mientras escuchaba su participación en la conferencia mundial de Every Nation este año, muchas ideas locas llegaron a mi cabeza (Aunque no lo creas, yo también estuve en Sudáfrica gracias a la tecnología :P). Rachel hablaba sobre alcanzar a los necesitados y compartió historias de lo que Dios está haciendo con su vida en el mercado laboral. Entonces me di cuenta que he estado sirviendo a Dios tiempo completo desde que dije que sí a Jesús hace 12 años, cuando vine a Nashville simplemente cambié de profesión y he cambiado muchísimo por dentro.

He vivido etapas que han formado mi carácter pero siento que en estos últimos cuatro meses, Dios ha transformado mi vida completamente. El proceso puede parecer incomodo pero sin procesos no hay progreso. No pretendas cambiar el mundo sin cambiar tú mismo primero.

Me as an Angel.jpg

Han pasado casi dos semanas desde la conversación con mi amiga. Mi respuesta fue: servir a Dios es un honor incomparable. No te sientes mejor que nadie pero sabes que eres dichoso. Desde entonces mi forma de pensar ha madurado bastante y he entendido que todo cristiano VERDADERO está sirviendo a Dios a tiempo completo, aunque quizás no lo sepa, no importa donde se encuentre. Ya sea en una escuela como estudiante o en la misma escuela como misionero, ya sea en una empresa privada o en una jungla lejana, todos tenemos la oportunidad de hacer lo que hacemos para Dios. La diferencia, claro está, es la intención con la que haces tu trabajo, no la descripción de tu puesto.

Delvin me dijo: los cristianos hacen discípulos y los ministros entrenan a los cristianos para hacer discípulos. Pero no te confundas, al final todo es lo mismo aunque parezca distinto. Todos estamos llamados a hacer discípulos, la diferencia es el lugar donde hacemos nuestro trabajo.

Me at the Union Station.jpg

Mi tiempo en Nashville terminó por ahora y espero volver el año que viene. Las lecciones y memorias que he vivido aquí durante esta etapa no las olvidaré nunca. Nashville, para mi ha sido un breakpoint. Ahora solo me queda decir, hasta pronto.