Un deseo.

Anoche, antes de irme a dormir, me puse a pensar en algo muy importante. Luego de leer Isaias 6. 1-8, mi corazón se conmovió al igual que el profeta. Me pregunte, ¿Ni siquiera los querubines pueden ver el rostro de Dios? Y recordé aquel episodio de Moises en la peña. También cuando Jesus dijo: “ninguno ha visto al Padre, sino el hijo.”

Concluí entonces que no hay privilegio mas grande en todo el universo que poder ver a Dios. Y se que para lograrlo solo hay que procurar ser santo. Porque sin santidad nadie vera a Dios. Es mi deseo, para este año y todo el resto de mi vida, ser santo y agradable a Dios.

Autor: Mario J. Jiménez

Discípulo de Jesús y esposo de Katie. Me encanta el cafe, los libros, las películas y el Jazz. Pastor Hispano en HighPoint Orlando, escritor amateur y aprendiz del liderazgo. Intento exponer verdades profundas con claridad y sencillez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s