Oídos para oír

El Señor Jesucristo utilizaba frases muy peculiares. Una de esas frases es: el que tenga oídos para oír, que oiga. ¿Será posible usar los oídos para otra cosa? Medito en esto y me doy cuenta que mi amado Jesús se refiere a oír con el corazón y no solo con la mente.

Pero hay algo más profundo aquí, algo que he aprendido y experimentado este verano. Mientras mi esposa y yo atravesábamos una especie de pasillo con muchas puertas (hablo en sentido figurado), descubrí que la clave para escoger la puerta correcta era detenerme y escuchar la voz correcta.

En esos días estaba escuchando el podcast de The Bible Project. Tim y John hablaban sobre el paralelismo entre los capítulos 1 al 3 de Génesis, en comparación con el libro de Proverbios. El propósito de la humanidad es gobernar el mundo en compañía de Dios. El hombre y la mujer recibirían la sabiduría necesaria para realizar su trabajo a través de una relación íntima con el Creador. 

Una teoría interesante es que al principio Eva representaba la salvación de la humanidad, pues ella fue creada para ayudar al hombre a hacer algo que él no podría hacer solo: crear vida. Pero cuando Eva vio que podía alcanzar el fruto de la sabiduría por si misma, entonces esto trajo consecuencias para la humanidad. En especial para el hombre, porque este escuchó la voz de su mujer y no la voz de Dios. Parece que en este contexto, escuchar es sinónimo de obedecer. Obedecer la voz correcta es un asunto de vida o muerte.

Abraham fue justificado porque escuchó (obedeció) la voz de Dios. Esto trajo bendición para él y su familia. Dios escogió su familia para bendecir a toda la humanidad. Salomón, el hijo de David, es parte de esa familia. Su historia es importante, porque Salomón reconoció que necesitaba la sabiduría de Dios para gobernar a Israel. Por esta razón fue bendecido.

Salomón hace mucho énfasis en la importancia que tiene escuchar la voz de Dios para adquirir sabiduría, en el libro de los proverbios, especialmente en los capítulos 7 y 8. Aquí hay un paralelo entre dos mujeres, dos tipos de sabiduría. La sabiduría que viene del mundo y la que viene de Dios.

Por eso no me sorprende que el Señor Jesús ordene a los que tengan oídos para oír, que oigan. Él está clamando como la Sabiduría de Dios, en Proverbios 8, que escuchen. Aquellos que están dispuestos a oír y obedecer, oigan.

Este verano reconocí que debía aprovechar el tiempo para dedicarme a bajar el ritmo y caminar con Dios, prestar atención a sus palabras. En Mateo 11:28-30, mi Señor me pide que aprenda de Él, que descanse en Él. Esa es la fuente de la sabiduría. 

Dichoso somos cuando decidimos usar nuestros oídos para oír la voz correcta. Cuando decimos: Señor, habla. Tu siervo oye… cuando aprendemos a depender de su sabiduría para gobernar y discernir entre el bien y el mal.

Autor: Mario J. Jiménez

Discípulo de Jesús y esposo de Katie. Me encanta el cafe, los libros, las películas y el Jazz. En mi trabajo soy ministro de campus, también escritor amateur y aprendiz del liderazgo. Intento exponer verdades profundas con claridad y sencillez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s