El final de la película.

 

Hoy ha sido un día aparentemente normal. Hice lo que tenia que hacer, según mis fuerzas y deje lo que no podia hacer para otro momento. Me di cuenta que Dios bendice grandemente a los diligentes de corazón. Lo comprobé y me alegre muchisimo de ello porque hoy, di un pequeño paso hacia delante.

Estos han sido días extraños. Realmente, han sido un par de semanas donde muchos sueños y proyectos han sido engendrados en mi y me pregunté varias veces si era Dios obrando en mi o mi propia ambición de tirar pa’ lante. Me imagino que Dios uso la segunda para hacerme entender que su propósito se cumplirá por encima de las dificultades que pueda ver. Porque, aunque yo solo tenga “sueños”, ya él ha visto la realización de los mismos. El sabe como va a terminar todo… ya el vio el final de la película.

Muchas veces he querido hacer lo mismo… ver el final de todo. Saber quien y como será mi esposa, saber como serán mis hijos, cosas como esas. Sin embargo, debo admitir que en esos momentos, cuando estoy débil y desinflado, su palabra me da motivos para confiar. Pues a traves de Jeremias, su Espiritu me dice: Tranquilo! Yo se los pensamientos que tengo para ti. Pensamientos de bien, y no de mal, para darte un futuro y una esperanza.

Wow! Esto significa que, sin darle menor importancia a los detalles, puedo confiar en que al final, cuando pasemos balance… estaré satisfecho de lo que Dios hizo en mi.

Déjate guiar por la torre de control

Los pilotos de aviones comerciales tienen mucha responsabilidad sobre sus hombros. En sus manos estan las vidas de la tripulación, de los pasajeros y la suya propia. Cualquier error que cometa, perjudicaría grandemente la vida de cientos de personas, y quizas miles.

Hoy lei un fragmento muy interesante en el libro “¿Es esa la voz de Dios?” de Priscila Shirer. La autora hace una analogía sobre la importancia que tiene la torre de  control para la navegacion de un avion, y resalta que ningun piloto competente se atreveria a omitir los consejos de los que están en tierra, porque ellos pueden ver el panorama completo.

Priscila concluye que algo similar ocurre con los cristianos de hoy, los que recibieron el Espiritu Santo de Dios, pues él es la torre de control de cada cristiano, ya que nos guia al proposito eterno que Dios preparó para nosotros.

¿Sabes por qué? Pues, “porque los que son guiados por el Espíritu de Dios, son hijos de Dios” Rom 8.14

Lo curioso es que esta porcion era precisamente lo que necesitaba para iniciar mi día. Ultimamente he estado deliverando entre opciones y se me olvido que yo solo puedo ver lo que esta delante de mis ojos… sin embargo, el Espiritu Santo puede ver el panorama completo. Si quiero cumplir la voluntad de Dios y librar mi vida, la de mi familia y la de cientos e incluso miles de personas más, debo dejarme guiar por él.

Mi blog

Mi blog no es como los demas. Al menos, eso pienso yo y todos los demas que dicen afirmar lo mismo. Y eso se debe, a que todos somos diferentes, pero a veces sentimos lo mismo. Lo cierto es que mi blog no es como los demas porque es mio.

Mi blog es un espacio personal. Talvez no lo creas… pero si, es personal. Y cualquier cosa que leas aqui, es mi manera de ver y vivir las cosas. Se supone que así debe ser.

Sin embargo, debo confesar que aunque Mi blog es mi blog, estoy ligado a alguien más. Su nombre es Jesús, el Hijo de Dios. Por lo tanto, este blog es su blog tambien y cualquier cosa que leas aqui, problablemente cambie tu manera de ver y vivir las cosas. Así debe de ser.

Dtb!

Con las manos en el teclado, Mario.