Caminando por ahí

Un día, fui a la biblioteca para ayudar a dirigir uno de nuestros Círculos (grupos pequeños) Every Nation Campus. Vi a un joven sentado en un banco junto a su prima, a quien conocía que se llamaba Luisa. Yo solía ​​predicar el evangelio en la escuela secundaria a la que asistía Luisa.

Algo brillaba en los ojos de este muchacho, como la curiosidad que no puedes ocultar cuando estás sorprendido, pero no sabes por qué. Así que después de saludar y charlar un poco, invité a ambos a unirse a uno de nuestros Círculos. Dijeron que sí … pero entonces surgió algo y no pudieron quedarse.

Este joven, a quien nunca había visto antes, llamó mi atención esa mañana. Yo solo estaba caminando por ahí, pero algo pasó ese día. Desde entonces, nos hemos cruzado en el campus, lo he invitado a nuestros Círculos y he esperado una y otra vez. Hasta que un día me sorprendió y me presenté. Finalmente llegué a saber su nombre, Edwin.

Él no era cristiano cuando nos conocimos. Pero resulta que, en algún momento después de nuestra primera conversación, Edwin tuvo un sueño donde seguía a Jesús. ¡Este sueño ya se hizo realidad porque Edwin está creciendo en la fe, en la Palabra y la Iglesia! Incluso me ha mencionado que quiere ser misionero en África. Estoy realmente entusiasmado con todo esto, ¿y tú?