Contra Cultura Universitaria

Una de las razones principales por las que el ministerio con estudiantes universitarios es tan relevante es porque los movimientos más grandes, buenos y malos, comienzan en las universidades. La cultura en los campus universitarios termina convirtiéndose en la cultura que una sociedad tendrá en el futuro.

 

Un ejemplo local de este fenómeno es el clientelismo político presente en nuestra República Dominicana. Los movimientos estudiantiles en la década de los 80 formaron los futuros líderes políticos que han moldeado el presente de este país. Tomando esto en cuenta, creo que es necesario examinar el consejo bíblico para nosotros.

 

En la carta del apóstol Pablo a Tito podemos ver que los cristianos en Creta se enfrentaban a una situación única, pero similar a la de muchos cristianos hoy. Creta era una colonia griega, llena de idolatría y corrupción. Muchos creyentes habían asimilado la cultura local y diluido el mensaje del Evangelio, pues algunos líderes decían conocer a Dios pero negaban esta verdad con sus hechos. Esto provocó que el pueblo en general pensara en el cristianismo como cualquier otra falsa doctrina humana.

 

En medio de este desorden, Pablo le encarga a Tito la tarea de nombrar nuevos líderes con la reputación y el carácter necesario para cambiar la cultura y confrontar la corrupción evidente dentro y fuera de la iglesia. Estos líderes tenían responsabilidades y metas claras. Sus familias debían ser un modelo ante la sociedad, mostrando al mundo que el Evangelio tiene el poder para crear una nueva forma de vida, basada en la gracia de un Dios generoso.

 

Para el apóstol Pablo era importantísimo que los cristianos en Creta se comportaran como ciudadanos ejemplares. Este objetivo solo puede lograrse cuando un cristiano participa activamente en su comunidad haciendo lo bueno y rechazando lo malo. Si los creyentes se apartaban de la sociedad o seguían comportándose como los demás ciudadanos, estarían desperdiciando la oportunidad de ser luz en las tinieblas.

 

Por eso estoy convencido de que el ministerio con estudiantes universitarios es tan valioso, porque cada universidad es una comunidad donde cristianos verdaderos pueden tener un impacto a gran escala en la sociedad futura. Mi pastora, Rosa Holguín, egresó de la UASD. El otro día me contó la historia de una compañera suya que hoy sirve a Jesús porque ella le regaló una Biblia hace más o menos 30 años.

 

El Evangelio debe brillar en la esfera pública por su efectividad, a través de cristianos con un sistema de valores diferente, comprometidos con Dios. Solo de esta forma, y no por medio de protestas violentas, la sociedad cambiará. Eso es lo que significa un movimiento de contra cultura.

Los números no pueden contar

En la Universidad Autónoma de Santo Domingo, los estudiantes deben pasar exámenes con un mínimo de 70 puntos para aprobar la clase. Esto puede ocasionar que algunos estudiantes tengan que volver a tomar una clase el próximo semestre porque sus calificaciones no fueron lo suficientemente altas como para ser promovidos al siguiente nivel. Eso es justo aunque claro está, los números no hacen al hombre… es decir, hay muchas cosas que no se pueden contar, ¿verdad?

Por ejemplo, durante el tercer viaje anual de Ten Days a la República Dominicana, recibimos un equipo de 24 jóvenes estudiantes y ministros universitarios de varias universidades de Carolina del Norte. ¡Un promedio de 17 voluntarios locales y traductores se unieron al equipo para compartir las Buenas Nuevas usando el Test de Dios con más de 250 estudiantes en 4 días! Cerca de 50 de estos estudiantes respondieron “sí” a la invitación de seguir a Jesús como su Señor y Salvador y muchos de ellos ya están siendo establecidos en nuestros pequeños grupos (Círculos ENC, como los nombramos). Uno de estos estudiantes se bautizó durante nuestro viaje a la playa. ¡Fue una semana increíble!

Ahora, lo que los números no nos dicen es cómo hemos crecido como líderes y como ministerio universitario. La profunda y sólida sensación de “comunidad” que experimentamos durante esa semana. La alegría en los corazones de los nuevos creyentes cuando fueron resucitados de la muerte espiritual y nacieron de nuevo. La humildad y el asombro en las sonrisas de Sol, Alejandra, Hamelín, Diana, Ely, Angélica y Juan José, cuando fueron reconocidos por su liderazgo. Eso no se puede medir.

Quisiera tener el espacio y el tiempo para contarles más. Hay muchas historias que merecen ser escuchadas pero mientras tanto, pueden ver las fotos aquí: fb.com/encampusdo

Un millón de gracias a todos los que nos acompañan en esta misión de cambiar nuestro campus.

Los amamos 🙂

Mario y Katie

Y tuve que esperar por alguien que hablaba inglés…

“Estoy rodeado de mucha gente, que hablan español y tuve que esperar a que alguien que hablaba inglés me explicara el Evangelio”…

ENC UASD

Hace poco acabamos de terminar nuestro segundo viaje de Ten Days y la Conferencia de Estudiantes ENCampus “No Me avergüenzo” en Santo Domingo. El equipo local trabajó con otros 25 estudiantes universitarios y ministros de campus, la mayoría de ellos de Carolina del Norte. Pasamos una semana predicando el Evangelio, compartiendo nuestras historias y orando por los estudiantes en el campus y algunos colegios. Fue una experiencia que cambió la vida de muchos de nosotros, especialmente para un estudiante que dijo: “Estoy rodeado de mucha gente, que hablan español y tuve que esperar a que alguien que hablaba inglés me explicara el Evangelio”…

Esto me recordó que lo que estamos haciendo es extremadamente importante. La UASD está experimentando momentos interesantes. Durante las elecciones gubernamentales estudiantiles recientemente, un hombre fue asesinado en un tiroteo y algunos otros estudiantes resultaron heridos. Fue dificil. A ti que lees esto, por favor, únete a nosotros en oración por estos estudiantes, sus familias y nuestro campus. Creemos que Dios puede sanar y traer paz a esta tierra.

Si cambiamos el campus,

cambiamos el mundo.