Réflex

Algunos piensan que Jesus era un rebelde porque nunca vivió acorde al estilo de vida que tenía la sociedad. Sin embargo, El era el mas obediente de todos. Eso hace que uno se pregunte: ¿estoy viviendo una vida conforme a lo que la sociedad establece como normal o conforme a lo que Dios ha establecido?

Recuerda que a pesar del sangriento inicio, el cristianismo es el mas confortante estilo de vida en el universo.

Nombres que más me gustan y por qué.

Decidí publicar aquí una lista de los nombres que más me gustan :^)

1. Jesús: Es el nombre más poderoso, hermoso y dulce de todos… obviamente, es él que más me gusta. Representa tantas cosas para mi que ni siquiera intentaré mencionarlas.

2. Emmanuel: Siginifica “Dios con nosotros”. Es una gran promesa hecha realidad por medio de Jesucristo, quien vino a vivir con nosotros para darnos vida… Me gusta tanto, que hasta quisiera que mi hijo se llame así. A ver que dice mi futura esposa… jejejejeje.

3. Edén: Es el famoso lugar donde Dios plantó un huerto y puso al hombre para que viviera en él y lo cuidara. Para mi representa el paraíso, un lugar puro y perfecto. Es como si fuera el cielo en la tierra. Es el lugar, que en sentido figurado, espero encontrar.

4. Sion: Es el nombre del monte santo de Dios. David lo menciona con mucha frecuencia refiriendose a Sion como la ciudad del Dios santo. El lugar donde él habita y gobierna.

5. Esperanza: Este nombre tiene un significado muy especial para mi. Creo que es porque a veces me la quieren quitar, jejejejeje. Realmente, considero que es una de las cosas que más valoro. Y aunque no sea tangible, a veces siento que la puedo palpar.

Hay otros como:

Handel (famoso músico aleman compositor de temas muy famosos como “EL MESIAS” y “ALELUYA”.

ZOE: (palabra griega que quiere decir VIDA o ESPIRITU)

JOY: (palabra ingles que quiere decir GOZO)

Este… esos son todos por el momento.

Deseos obstinados, esclavitud garantizada

Lo confieso, en más de una ocasión he sentido “Envidia santa” de mis amigos y otros particulares. He deseado hacer lo que hacen o tener lo que tienen. Sin embargo, con el correr del tiempo me di cuenta que tengo una deuda inmensa de gratitud con mi Padre Celestial, no porque haya cumplido todos mis deseos, sino por no haberlo hecho; pues si lo hubiese hecho posiblemente mi corazón se hubiere desviado de su propósito.

Hay un versiculo muy famoso que dice: “La bendición de Jehova es la que enriquece, y no añade tristeza con ella.” Prov 10.22. Pero una vez escuche decir que en la versión original de este verso la palabra que se traduce como “bendición” en realidad quiere decir “dirección”. Esto quiere decir que si Dios nos dirige, podemos estar tranquilos y tomaremos decisiones que nos llenen de paz.

En esta semana he podido entender que muchas veces he deseado algo que posiblemente me hubiese llenado de aflicción, y no de paz. Gracias a mi Padre por darme lo que necesitaba, y no precisamente lo que por influencia de terceros deseé, porque realmente… como dice Priscila Shirer: “La verdadera transformación comienza cuando podemos renunciar a nuestros deseos para satisfacer los deseos de Dios”. En mi opinión, esta es la clave para una vida libre y llena de paz. Renunciar a todo para recibir lo que Dios nos quiere dar, pues sin duda… será mucho mejor de lo que podemos imaginar y pedir.

los deseos obstinados son grilletes en las manos… es decir, una esclavitud garantizada.