Manos abiertas

…porque no hay adoración sin sacrificios.

Decidí salir del bote y caminar sobre el agua. Tengo muchas preguntas para esconder mis dudas, pero trato de mantener mis ojos fijos en quien me llama. Si fuera por mis emociones hubiese preferido quedarme en tierra firme, pero mis convicciones estaban esperando ser probadas por mis decisiones. Decidí salir del bote y ya no tengo como volver.

¿Qué estoy haciendo? Me pregunto. Mi lógica me cuestiona. ¿Por qué dejar puerto seguro por un horizonte desconocido? No sé qué responder, sinceramente soy como un niño, aún con mis dudas y preguntas cierro los ojos y confío.

Hoy tengo más de un mes aquí en Nashville y me ha costado soltar un trapecio para agarrar el otro.  Es emocionante… estar en el aire, en medio de lo incierto, en el momento perfecto para conocer qué Dios nunca me dejará caer. Aquí es donde tu fe cobra vida, donde tus oraciones son más que palabras vacías. Aquí, cuando te duele desprenderte de lo que quieres para recibir lo que te conviene. Aquí es cuando te das cuenta que para vivir esta vida necesitas tener las manos abiertas, porque no hay adoración sin sacrificios.

Autor: Mario J. Jiménez

Discípulo de Jesús y esposo de Katie. Me encanta el cafe, los libros, las películas y el Jazz. Pastor Hispano en HighPoint Orlando, escritor amateur y aprendiz del liderazgo. Intento exponer verdades profundas con claridad y sencillez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s