El trabajo en tiempos del COVID 19

Para encontrar un balance adecuado aun cuando estamos trabajando desde la casa, hay que saber poner límites.

Muchos han escrito bastante sobre el balance entre el trabajo y la vida fuera de este. No es una sorpresa, pues la mayoría pasamos más de 40 horas a la semana trabajando, estudiando o en alguna otra ocupación. Pero ahora algunos estamos haciendo estas cosas desde la casa . Por esa razón es más que necesario aprender a administrar el tiempo y la energía con los demás roles que tenemos.

Seré el primero en admitir que tenemos muchos conflictos y problemas porque la mayoría de las veces tenemos malas prioridades y las malas prioridades tienen malas consecuencias. Algunos de nosotros estamos viendo y persiguiendo los objetivos equivocados. Otros estamos construyendo nuestras vidas con metas tóxicas en la mente.

El trabajo es una bendición. El problema viene cuando convertimos nuestro oficio o profesión en la fuente de nuestra identidad, seguridad y propósito. Trabajamos como si el mundo dependiera de nosotros porque somos inseguros y creemos que el éxito laboral es el propósito de nuestra existencia. Otras veces despreciamos lo que hacemos y olvidamos que sin importar lo que hagamos, podemos y debemos honrar a Dios con eso.  Hablando de Dios… también se nos olvida que Él pone límites a nuestro trabajo. Él estableció un ritmo de trabajo y descanso en la creación (Génesis 1: 1-2: 2) y afirmó este descanso como una forma de honrarlo como Dios (Éxodo 20: 8-11). Para encontrar un balance adecuado aun cuando estamos trabajando desde la casa, hay que saber poner límites.

Descansar un día a la semana es una señal subversiva de que podemos confiar en Dios y no en nuestra propia capacidad para vivir y ganarnos el pan diario. Estar ocupados todo el tiempo solo demuestra que no somos libres realmente. El exceso de trabajo afecta nuestra salud física, mental y espiritual. No somos más espirituales porque estamos más ocupados que otros, al contrario, demostramos que nos falta auto-control y disciplina. 

Descansar no es simplemente presionar el botón de pausa en el día. El descanso consiste en reponer, restaurar, renovar, recuperar, reconstruir, regenerar, remodelar y reparar. Todas estas palabras comienzan con el prefijo RE porque requieren que regresemos a un estado anterior.  Es una segunda oportunidad. Es una oportunidad para volver a poner en orden cualquier cosa que se haya desalineado con lo mejor de Dios.

Ya sea que estes trabajando desde casa o hayas vuelto a tu oficina, trata de poner límites saludables y adecuados de acuerdo a tus posibilidades. Si tienes experiencia en el tema y has implementado algunas prácticas exitosas para lidiar con el estrés laboral moderno, ¡compártelas en los comentarios!


Photo by Allie via Unsplash.com

Haciendo Yuca

Es importante que aprendamos a esperar, pues la espera te transforma o te deforma. Mientras esperas puedes transformarte a la imagen de Cristo o deformarte como ser humano.

El verano pasado fui a Disney con mi esposa. Ese fue nuestro regalo de navidad y de cumpleaños combinados. Si has ido a los parques de Disney sabes que es normal pasar una hora haciendo yuca en una fila. Hacer yuca es esperar una cosa o a una persona lo más que se pueda resistir, esperar con determinación.

En estos días, muchos estamos cansados de esperar. Veo en las noticias que el gobierno dominicano extendió el toque de queda y es lamentable que algunos estén tan desesperados que no respeten las autoridades. Veo cómo la policía anda recogiendo personas, encerrándoles en la cárcel. Veo comerciantes a punto de estallar porque sus negocios pueden quebrar si no abren. Lo se, todos queremos que las medidas de cuarentena terminen.

¿Qué estás esperando tú? Quizás esperas el nacimiento de tu primer hijo. A lo mejor es una pareja porque estás cansado o cansada de la soltería… Ves a tus amigos y familiares en una relación y te preguntas cuándo llegará tu turno. Tal vez esperas que termine el semestre en la universidad o escuela para poder descansar de las clases virtuales. O esperas una entrevista para un empleo, una visa, etc. Quizás estás esperando reabrir tu negocio o visitar a un familiar que está enfermo y no has podido durante semanas. Todos estamos esperando algo 

Por eso es importante que aprendamos a esperar, pues la espera te transforma o te deforma. Mientras esperas puedes transformarte a la imagen de Cristo o deformarte como ser humano. 

Lucas relata en Hechos capítulo 1 cuando Jesús bendice a sus discípulos y les ordena que esperen en Jerusalén la promesa del Espíritu Santo. Luego Jesús asciende al trono celestial mientras ellos le adoran y regresan con gozo a Jerusalén a esperar el cumplimiento de la promesa del Padre. Pero antes de ver como ellos esperaron, leamos un mal ejemplo de como esperar.

Y cuando terminó de hablar con Moisés en el monte Sinaí, le dio las dos tablas de la ley, que eran dos lajas escritas por el dedo mismo de Dios.

Al ver los israelitas que Moisés tardaba en bajar del monte, fueron a reunirse con Aarón y le dijeron:

—Tienes que hacernos dioses que marchen[a] al frente de nosotros, porque a ese Moisés que nos sacó de Egipto, ¡no sabemos qué pudo haberle pasado!

Aarón les respondió:

—Quítenles a sus mujeres los aretes de oro, y también a sus hijos e hijas, y tráiganmelos.

Todos los israelitas se quitaron los aretes de oro que llevaban puestos, y se los llevaron a Aarón, quien los recibió y los fundió; luego cinceló el oro fundido e hizo un ídolo en forma de becerro. Entonces exclamó el pueblo: «Israel, ¡aquí tienes a tus dioses que te sacaron de Egipto!»

Cuando Aarón vio esto, construyó un altar enfrente del becerro y anunció:

—Mañana haremos fiesta en honor del Señor.

En efecto, al día siguiente los israelitas madrugaron y presentaron holocaustos y sacrificios de comunión. Luego el pueblo se sentó a comer y a beber, y se entregó al desenfreno.

Éxodo 31:18-32:6 NVI

Los israelitas esperaban que Moises bajara del Monte, pero en la espera se desesperaron y pidieron a Aaron que les hiciera dioses que marchen al frente de ellos. Fue como si pensarán «Moisés murió y nosotros no conocemos a Dios. Hagamos nuestros propios dioses que nos den consuelo, placer y gozo…»

¿Con qué frecuencia hacemos lo mismo que hizo Israel? Sentimos que estamos atascados en el proceso y que las promesas de Dios tardan. Llevamos dos meses sin congregarnos y ya no queremos participar en las reuniones virtuales, pero estamos obligados a una video llamada del trabajo. Tenemos años esperando una pareja y estamos cansados de estar solos, por eso nos involucramos en una relación tóxica y dañina. Estamos cansados de la abstinencia sexual y por eso comenzamos a ver imágenes nocivas. Llevamos años tratando de mejorar nuestro matrimonio, pero no vemos progreso, por eso buscamos una aventura con otra persona.Tenemos tiempo envueltos en deudas económicas y parece que nada funciona, por eso caemos en la trampa de un negocio ilícito.

Admítelo… todos hemos esperado mal de vez en cuando. Veamos ahora como esperar bien.

Todos, en un mismo espíritu, se dedicaban a la oración, junto con las mujeres y con los hermanos de Jesús y su madre María.

Hechos 1:14 NVI

Los discípulos volvieron a Jerusalén y se quedaron en un Aposento Alto. Ellos obedecieron el mandato de quedarse en Jerusalén y no volver a Galilea. Jesús no les dijo cuanto tiempo debían esperar, solo el lugar dónde debían esperar.

Allí estaban los discípulos junto a las mujeres que habían apoyado el ministerio del Señor, también los hermanos y la madre de Jesús. Lucas nos recuerda que la mujer siempre ha sido importante en el reino de Dios. Las mujeres no son ciudadanas de segunda clase.

Lucas nos dice cómo esperaron.

Todos / Juntos: Ellos esperaban juntos. Esperar es una tarea difícil. Necesitamos el apoyo de otras personas. Por eso es importante congregarse. Aunque sea por una video llamada. Si tu iglesia tiene grupos pequeños online, únete a esos grupos. Si tienen llamadas de oración, participa en esas llamadas. Puedes ver una prédica online pero nunca será igual que participar en una reunión con los demás hermanos en la fe. No esperes sólo.

En un mismo espíritu / Unánimes: Todos estaban persiguiendo el mismo objetivo. Todos estaban de acuerdo. ¿Que estaban esperando? Esperaban la promesa del Padre. Reúnete y asóciate con personas que estén persiguiendo lo mismo que tu. Se parte de un grupo de hombres y mujeres que desean conocer a Dios. Recuerda, bienaventurados son los que no andan en el camino de los perversos. Las malas compañías corrompen las buenas costumbres.

Oraban: Lucas dice Ellos se dedicaban a la oración. Dedicarse a algo es consagrarse para ese fin, ‘tener como ocupación o profesión una determinada actividad’. Esto significa que ellos oraban constantemente, entregados… haciendo yuca. Ese era su trabajo. Eso no significa que oraban las 24 horas del día, sino que oraban más que lo usual. Más que algunas pocas horas al día.

Orar es intimar con Dios. Desarrollar una relación más cercana con el. Muchos jóvenes dicen que no oran porque no tienen tiempo. Porque tienen muchas clases en la universidad o el colegio. Pero pasan horas viendo videos en YouTube, tiktok o Instagram. Algunos adultos dicen que no oran porque no tienen tiempo tampoco. Porque tienen mucho trabajo y compromisos. Pero de repente están suspendidos y tienen tiempo de más. Es ahí donde se acaban las excusas. 

Uno siempre saca tiempo para lo que considera importante. 

Aprovecha esta oportunidad para conocer y parecerte más a Jesucristo. No esperes solo. Reúnete con tus hermanos en la fe, dedícate a la oración con los que buscan el mismo objetivo que tu.

Recuerda que las circunstancias no cambian el carácter de Dios. Las circunstancias cambian nuestro carácter para bien o para mal. La espera puede transformarte a la imagen de Cristo o deformarte como ser humano.

¿Qué pasaría si todos oramos por la presencia de Dios en nuestras vidas? Que su presencia nos llene de pies a cabeza. Que su presencia nos transforme, nos consuele, nos llene de paz y purifique. Que su presencia inunde nuestra familia, nuestro trabajo, nuestro edificio, vecindario, pueblo y nación. Que su presencia nos haga diferentes para que el mundo pueda conocer a Dios. Esta es la promesa del Padre. ¿Por qué estás orando tú?

Si necesitas una comunidad de fe que te ayude a esperar la promesa de Dios en tu vida, escríbeme un mensaje para contactarte.

Preguntas difíciles en los tiempos del COVID-19

Tenemos un Dios que nos abraza en medio de nuestro sufrimiento porque él mismo ha sufrido. Cuando vemos a Cristo en la cruz, derramando su sangre para salvarnos, podemos confiar en que al final, después de la muerte, hay una resurrección. Vamos a salir del otro lado siendo mejores que antes.

Para nadie es un secreto que estamos viviendo tiempos difíciles, tiempos que ponen a prueba nuestra fe. Son tiempos que nos llenan de dudas y preguntas. Nos sentimos desesperados y con miedo. No sabemos que pasará mañana, a veces hasta perdemos la esperanza. 

Yo recuerdo en el año 1996 cuando el huracán George pasó por mi querida patria República Dominicana. Fueron momentos de terror y pánico. Los meses posteriores fueron súper difíciles, sin agua ni electricidad, con problemas económicos y muchas personas perdieron la vida. 

Todos hemos pasado por una o varias tragedias. Por ejemplo, mis vecinos en Haití todavía están en medio de una crisis política y sanitaria. Mis hermanos puertorriqueños ahora mismo están recuperándose del huracán María y los terremotos. Mis amigos en Venezuela todavía están luchando contra una crisis humanitaria. Podemos decir que todos los países del mundo han sufrido o están sufriendo. Estoy seguro que tú estás viviendo tus propias batallas. 

Estos son momentos que nos cambian a todos. Pero, si estas son las circunstancias que nos han tocado vivir, se que con la ayuda de Dios podremos seguir adelante. Es cierto, el mundo está cambiando y no sabemos qué pasará mañana. Nos preguntamos, ¿cómo vamos a sobrevivir este mes? ¿que tipo de persona y sociedad seremos cuando todo termine? ¿Por qué estamos viviendo esta tragedia? 

En la Biblia podemos leer que el pueblo judío también experimentó muchas dificultades y crisis. Una de esas ocasiones fue varios años antes de ser llevados cautivos a Babilonia. El pueblo de Judá vivía sus momentos históricos más críticos. La corrupción moral y espiritual era incontrolable. La idolatría era abrumadora. La violencia, la injusticia, la desigualdad social llenaban las calles con sufrimiento. En esa época, el profeta Habacuc recibió una visión y escribió en el capitulo 3, versículo 17 de su libro en el Antiguo Testamento:

17 Aunque la higuera no florezca, ni haya frutos en las vides; aunque falle la cosecha del olivo, y los campos no produzcan alimentos; aunque en el aprisco no haya ovejas, ni ganado alguno en los establos; 18 aun así, yo me regocijaré en el Señor, ¡me alegraré en Dios, mi libertador. 19 El Señor omnipotente es mi fuerza; da a mis pies la ligereza de una gacela y me hace caminar por las alturas.      

Habacuc 3:17-19

¿Cómo es posible regocijarse en Dios a pesar de las tormentas? ¿Cuando nos falta salud, dinero, esperanza o paz? ¿Cómo podemos decir, aunque todo vaya de mal en peor, yo voy a regocijarme en el Señor? 

Bueno, quizás encontramos la respuesta en el libro que Habacuc escribió. Al principio vemos que él no estaba alegre de su situación. Él no tenía gozo en medio de los problemas que había en su país. Al contrario, vemos que Habacuc tenía preguntas que muchos de nosotros tenemos hoy en día. 

En estos momentos, tal vez, tú estás preguntando ¿por qué Dios permitió que este virus exista?¿por qué mi jefe decidió despedirme a mi? ¿Qué ahora que mis hijos no pueden ir a la escuela y no tengo alimento para darles? ¿Qué pasará con mis abuelos o tios que están en el hospital y no puedo ir a visitarlos?

Habacuc también tenía preguntas difíciles. Él escribió en el versículo 2.

¿Hasta cuándo, Señor, he de pedirte ayuda sin que tú me escuches? ¿Hasta cuándo he de quejarme de la violencia sin que tú nos salves?

Habacuc 1:2

Habacuc preguntó hasta cuándo seguiría pidiendo ayuda al Señor sin escuchar una respuesta. Esta pregunta demuestra que:

(1) Habacuc sabía que Dios podía ayudarle. Habacuc tenía fe y pedía ayuda constantemente. En los tiempos difíciles, recordemos que Dios es nuestra ayuda, él es nuestro salvador.

(2) Está bien tener preguntas en la presencia de Dios, está bien preguntarle el por qué de las cosas. El Señor no teme escuchar nuestras preguntas

(3) Habacuc estaba abrumado y desesperado. Su fe estaba siendo probada y dudaba si Dios le estaba escuchando. Sus preguntas ya se convirtieron en quejas, su corazón estaba llenándose de angustia, de miedo y estrés.

¿Alguna vez te has sentido así? Quizás sientes que nadie entiende tu situación ahora que tus planes deben cambiar. Quizás sientes frustración porque todos tus sacrificios ya no valen nada. Quizás sientes que la tierra está moviéndose debajo de tus pies. Quizás no sabes cómo saldrás adelante ahora que todos los caminos parecen cerrarse… En los tiempos difíciles, es normal quejarse, explotar con rabia e impotencia cuando estamos sufriendo y parece que Dios no está haciendo nada.

¿La gran pregunta es por qué? Sigamos leyendo los versículos 3 y 4.

3¿Por qué me haces presenciar calamidades? ¿Por qué debo contemplar el sufrimiento? Veo ante mis ojos destrucción y violencia; surgen riñas y abundan las contiendas. 4Por lo tanto, se entorpece la ley y no se da curso a la justicia. El impío acosa al justo, y las sentencias que se dictan son injustas.

Habacuc 1:3-4

Aquí Habacuc dirige su indignación hacia Dios y hasta parece que sus quejas son acusaciones. Él esta cansado de esperar una respuesta y estalla con furia, como si Dios tuviera la culpa de lo que está pasando. Esto me enseña que incluso cuando estamos abrumados, exasperados, irritados, enojados… está bien clamar a Dios y pedirle ayuda. 

Aún así, Habacuc quiere saber por qué Dios le deja ver calamidades, sufrimiento, destrucción, violencia, injusticia, dolor, muerte. Muchas veces nos pasa lo mismo. Venimos a Dios con una lista de problemas: ¿Dios, por qué a mi? ¿Por qué ahora? ¿No sabes que mis hijos dependen de mi? ¿No te duele que mis padres están enfermos? ¿No sabes que esta situación es difícil para mi empresa y mi familia? ¿No ves lo mucho que estoy sufriendo? Dios, ¿por qué no respondes? ¿por qué estás en silencio? ¿por qué no me hablas?

Aquí tienes varias respuestas a tus preguntas difíciles:

1. Si Dios no te responde en este momento, es porque quiere calmar tu corazón primero. 

Dios no va a gritar para que le escuches. Él no alzará su voz por encima de la tuya, como si estuviera discutiendo contigo. Al contrario, él primero calma tu corazón para que puedas escuchar su voz. En los tiempos difíciles, cuando estamos desesperados y queremos respuestas, gritamos pidiendo ayuda… Dios nos da calma y nos habla. Así cómo un padre toma a sus hijos y los sienta en su regazo, hablándole despacio para que se calme su enojo. 

2. Si el problema está más allá de tu comprensión, probablemente la solución también lo sea. 

Dios le respondío a Habacuc diciendo, 

5 «¡Miren a las naciones! ¡Contémplenlas y quédense asombrados! Estoy por hacer en estos días cosas tan sorprendentes que no las creerán aunque alguien se las explique.»

Habacuc 1:5

Cuando Dios nos responde en medio de la crisis y desesperación, es posible que no escuchemos lo que deseamos escuchar. Reaccionamos con asombro y confusión, pero Dios nos dice que vamos a salir del otro lado de esto mejor que antes. Quizás ahora estamos preocupados y expectantes, llenos de estrés y ansiedad, con miedo al presente y el futuro. Pero podemos confiar en Dios por que así como los cielos son más altos que la tierra, sus caminos están por encima de nuestros caminos, sus métodos y pensamientos son mucho más profundos que los nuestros. 

Quizás no podemos creerlo porque no entendemos lo qué significa “mejor”. En realidad… ¿Cómo puede ser posible que esta pandemia me haga una mejor persona? ¿Cómo es posible que esta crisis me ayude a ser un mejor ser humano, un mejor esposo, hijo y ciudadano? ¿Cómo es posible que quedarme en casa me haga valorar a mi familia y mi iglesia? 

No lo sabemos, pero podemos confiar en Dios. Vamos a salir del otro lado de esto siendo mejores que antes.

¿Pero cómo?

Varios meses después de casarme, mi esposa me dijo que necesitábamos ir al dentista para una de esas visitas preventivas. Yo tenía años sin visitar a un dentista, por eso me negué. Aun así, hicimos la cita y fuimos al dentista. 

El doctor estaba examinándome y de repente dice: Hmmm, tienes una muela que necesita ayuda… (Yo sabia que tenía una muela partida por la mitad). Él me preguntó si sentía dolor… yo le respondí que ya no sentía dolor, porque llevaba varios años rota. El doctor me miro y me dijo, tenemos que trabajarla porque si el nervio está infectado, puede afectar tu torrente sanguíneo y matarte.

Cuando yo escuché la magnitud del problema, entendí que ya no podía seguir procrastinando. Comenzamos el proceso de inmediato. Varios meses más tarde, después de muchas visitas al dentista y mucho dolor en mi boca, mi muela fue sanada. A veces no queremos lidiar con los problemas que tenemos, hasta que un día ya no aguantamos más. Eso produce que la solución sea más dolorosa, pero al final seremos mejores. 

Tenemos un Dios que nos abraza en medio de nuestro sufrimiento porque él mismo ha sufrido. Cuando vemos a Cristo en la cruz, derramando su sangre para salvarnos, podemos confiar en que al final, después de la muerte, hay una resurrección. Vamos a salir del otro lado siendo mejores que antes.

Aunque a veces no entendamos sus métodos y suframos en el proceso, podemos regocijarnos en Dios, porque él no tiene miedo de escuchar nuestras preguntas y esperar a que nos calmemos para despejar nuestras dudas. Es posible que al final tengamos preguntas, al igual que Habacuc, pero mientras tanto podemos sentir su abrazo y abrazar a un hermano que también esta sufriendo. 


Special thanks for the photo to Zhang Kenny, Unsplash