El trabajo en tiempos del COVID 19

Para encontrar un balance adecuado aun cuando estamos trabajando desde la casa, hay que saber poner límites.

Muchos han escrito bastante sobre el balance entre el trabajo y la vida fuera de este. No es una sorpresa, pues la mayoría pasamos más de 40 horas a la semana trabajando, estudiando o en alguna otra ocupación. Pero ahora algunos estamos haciendo estas cosas desde la casa . Por esa razón es más que necesario aprender a administrar el tiempo y la energía con los demás roles que tenemos.

Seré el primero en admitir que tenemos muchos conflictos y problemas porque la mayoría de las veces tenemos malas prioridades y las malas prioridades tienen malas consecuencias. Algunos de nosotros estamos viendo y persiguiendo los objetivos equivocados. Otros estamos construyendo nuestras vidas con metas tóxicas en la mente.

El trabajo es una bendición. El problema viene cuando convertimos nuestro oficio o profesión en la fuente de nuestra identidad, seguridad y propósito. Trabajamos como si el mundo dependiera de nosotros porque somos inseguros y creemos que el éxito laboral es el propósito de nuestra existencia. Otras veces despreciamos lo que hacemos y olvidamos que sin importar lo que hagamos, podemos y debemos honrar a Dios con eso.  Hablando de Dios… también se nos olvida que Él pone límites a nuestro trabajo. Él estableció un ritmo de trabajo y descanso en la creación (Génesis 1: 1-2: 2) y afirmó este descanso como una forma de honrarlo como Dios (Éxodo 20: 8-11). Para encontrar un balance adecuado aun cuando estamos trabajando desde la casa, hay que saber poner límites.

Descansar un día a la semana es una señal subversiva de que podemos confiar en Dios y no en nuestra propia capacidad para vivir y ganarnos el pan diario. Estar ocupados todo el tiempo solo demuestra que no somos libres realmente. El exceso de trabajo afecta nuestra salud física, mental y espiritual. No somos más espirituales porque estamos más ocupados que otros, al contrario, demostramos que nos falta auto-control y disciplina. 

Descansar no es simplemente presionar el botón de pausa en el día. El descanso consiste en reponer, restaurar, renovar, recuperar, reconstruir, regenerar, remodelar y reparar. Todas estas palabras comienzan con el prefijo RE porque requieren que regresemos a un estado anterior.  Es una segunda oportunidad. Es una oportunidad para volver a poner en orden cualquier cosa que se haya desalineado con lo mejor de Dios.

Ya sea que estes trabajando desde casa o hayas vuelto a tu oficina, trata de poner límites saludables y adecuados de acuerdo a tus posibilidades. Si tienes experiencia en el tema y has implementado algunas prácticas exitosas para lidiar con el estrés laboral moderno, ¡compártelas en los comentarios!


Photo by Allie via Unsplash.com

Autor: Mario J. Jiménez

Discípulo de Jesús y esposo de Katie. Me encanta el cafe, los libros, las películas y el Jazz. En mi trabajo soy ministro de campus, también escritor amateur y aprendiz del liderazgo. Intento exponer verdades profundas con claridad y sencillez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s